Miércoles , noviembre 21 2018
Inicio / Editorial / ABC patrocina otro golpe de Estado

ABC patrocina otro golpe de Estado

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Desesperados porque se dan cuenta de que esta vez no se saldrán con la suya, como pasó hace un año, cuando su intensa belicosidad crispó tanto el ambiente que el presidente Horacio Cartes se vio en la obligación de aclarar que no pretendía postularse a la reelección para el periodo 2018-23, los periodistas de ABC han perdido cualquier tipo de límite que dan el sentido común y la cordura.

Ahora resulta, según los empleados de Aldo Zuccolillo, que si es que se permite que Nicanor Duarte Frutos primero y Horacio Cartes después, juren como senadores activos y no se resignen al anodino título de senadores vitalicios, aceptando su muerte política, se concretará un golpe de Estado, aunque “de baja intensidad”, con lo que, imaginamos, pretenden decir que será sin tanques ni muertos.

Hay algo que es universal, todos los medios de comunicación destacan las noticias que les interesan y minimizan las demás. Sin embargo, esto se hace sin manipular los hechos ni falsear la información; es cuestión de espacios y destaques. Pero lo que hace ABC es criminal, porque su gente publica en primera plana algo que sabe muy bien que es mentira. Aunque no es la primera vez que lo hacen, llama la atención la falta absoluta de principios que poseen quienes trabajan al servicio de Zuccolillo, a tal punto que pueden publicar falacias como si fueran grandes verdades.

Porque ellos saben que el único quiebre institucional o golpe de baja intensidad que ocurrirá será si se impide que juren Cartes y Duarte Frutos y se acepte que ocupen sus bancas 2 personas que ni fueron electas por el pueblo ni proclamadas por la Justicia Electoral. De hecho, la institucionalidad puede no estar quebrada en este momento, pero sí tiene una rajadura importante, y uno de los grandes actores de esta absurda situación es justamente el diario ABC, que hace tiempo parece haber olvidado la función de un medio de comunicación, que dista mucho de ser el brazo armado de las ambiciones de su patrón.

Si ABC quiere evitar que haya un golpe de Estado, debiera bajar línea a los políticos que son funcionales a los intereses del medio y desde hace tiempo se han convertido en sus voceros, a fin de que permitan que las cosas vuelvan a su cauce institucional y se admita que juren las 2 personas que fueron electas para el cargo. De lo contrario, si persisten en la idea de que los usurpadores permanezcan en el Senado, todas las acciones tomadas por la cámara, en las que voten ambos podrían ser atacadas de nulidad.

En realidad, es irónico que ABC hable de golpe de Estado, porque esta es una figura a la que el patrón ha recurrido en más de una ocasión. Fue el único diario que apoyó al golpista Lino César Oviedo, amigo personal del patrón, en sus varios y fracasados intentos de levantamiento militar. Aún más, según el liberal Alfredo Luis Jaeggli, Zuccolillo fue el financista del golpe de Estado en contra del gobierno de Luis Ángel González Macchi.

Así que  no es tan absurdo imaginar que el patrón y sus esbirros están organizando un nuevo golpe de Estado, aunque esta vez “de baja intensidad”, y como dicen que el que golpea primero, golpea 2 veces, lo denuncian de manera absolutamente caradura, porque saben que no hay nada mejor que contar con el apoyo de un sector de la ciudadanía para darle cariz democrático y legítimo al despropósito.

Y realmente esto es lo grave,  que tenga aún lectores que lo siguen, que le creen, que se dejan manipular alevosamente por el diario y se mezclan en la plaza del Congreso con políticos inescrupulosos y con patoteros contratados en la Chacarita, creyendo que “defienden a la democracia”.  Es hora de que abran los ojos. Están en la vereda equivocada. En la de los intereses de Zuccolillo, no en los del país, como aparentemente creen. Si patrocino los múltiples intentos de golpe de estado organizados por Lino Oviedo y financió otro contra González Macchi, reconocido por él mismo, que le impide intentarlo de nuevo ahora… ¡aunque el país se vaya a la m…!

Commentarios

comentarios

Mira también

El paraíso de Mahoma

Eso es nuestro país para los narcotraficantes, sobre todo para los que son detenidos en …