Domingo , septiembre 23 2018
Inicio / Editorial / El “abdismo” es co-responsable

El “abdismo” es co-responsable

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Ni bien se supo la decisión de Fernando Lugo de convocar a dos personas no electas ni proclamadas, para jurar como senadores hoy a la tarde, uno de los primeros en reaccionar fue Juan Ernesto Villamayor, no solamente el vocero, sino el intérprete de los pensamientos más profundos del presidente electo, Mario Abdo Benítez.

Decía el futuro ministro del Interior que el presidente del Senado se había equivocado al convocar a Mirta Gusinky en lugar de Nicanor Duarte Frutos y que el equipo de abogados del movimiento Colorado Añetete acompañaría al expresidente para que presente un amparo contra la resolución.

Sorprendidos por esta actitud, ya advertíamos en nuestra edición de ayer que Villamayor debía ser consciente de que si Nicanor jura también deberá hacerlo, aunque posteriormente, Horacio Cartes, puesto que los casos de ambos son similares y solo hay una incompatibilidad provisoria de diferencia.

Pero resulta que no era esa la intención de “Juancho” Villamayor, quien dio instrucciones al abogado Sergio Coscia, que ayer tuvo bastante trabajo puesto que, por un lado, representó a Duarte Frutos en el amparo presentado en contra de la resolución de Lugo, ante la jueza electoral María del Carmen Novais, y casi al mismo tiempo y ante la misma jueza, presentó un rechazo al amparo promovido por Enrique Riera, primer suplente colorado.

En realidad, el rechazo no es a Riera sino a Cartes, puesto que, al ser suplente, el exministro de Educación asumiría la banca de manera provisoria, hasta que el jefe de Estado entregue el mando a Abdo Benítez y pueda jurar como senador. Eso fue lo que pretenden evitar los añetete, especialmente el abogado Coscia, quien aparece como el protagonista de esta incoherencia, aunque es obvio que solamente está obedeciendo órdenes de los abogados de Marito, quienes, a su vez, lo único que n es reflejar lo que quiere el gran jefe.

Parece tan obvio que la situación de uno es similar a la del otro, que nadie pensó en explicarla bien, pero ante el aparente “desconocimiento” por no decir incoherencia del entorno del presidente electo, convendría aclararlo nuevamente. Los opositores dicen que Nicanor y Cartes no pueden jurar como senadores activos porque la Constitución dice que solamente podrán ser vitalicios.

En este momento, la única diferencia que hay entre ambos es que uno es expresidente y el otro está en ejercicio del cargo, lo que implica que tiene una incompatibilidad que desaparecerá una vez que entregue el mando a su sucesor. Esto es indiscutible, inapelable e incuestionable. Quien pretende que se habilite el juramento de uno de ellos y se lo impida al otro está burlándose de la ciudadanía, de la institucionalidad y del orden constitucional.

Y es eso exactamente lo que hizo ayer Coscia, quien, sabemos, no es más que un adlátere del equipo jurídico de Añetete. Si así actúa el primer anillo de Abdo Benítez, es obvio que no son solamente unos cuantos senadores de su movimiento los que decidieron desobedecer una sentencia de la Corte y una resolución del TSJE. Queda en evidencia que el Movimiento Colorado Añetete es co-partícipe del feroz golpe a la institucionalidad.

Commentarios

comentarios

Mira también

El ministro de la SNC, Rubén Capdevila (centro) durante su visita a la Biblioteca Nacional del Paraguay.

Biblioteca Nacional celebró 131 años de creación

ASUNCIÓN.- La Biblioteca Nacional del Paraguay fue creada el 21 de septiembre de 1.887 durante …