martes , marzo 31 2020
Inicio / La visión de ADN / Al “único líder” nadie compite

Al “único líder” nadie compite

A cada paso muestran la hilacha. El vicepresidente Juan Afara creyó el discurso de la disidencia de su partido acerca de que lo recibían “con los brazos abiertos” y, con una alta dosis de ingenuidad política, pensó que eso lo habilitaba a disputar la nominación a la Presidencia de la República, en representación de todos los enojados con el gobierno. Pero rápidamente, los escuderos de “Marito” le hicieron volver a la realidad. Desde Calé Galaverna, hasta Silvio “Beto” Ovelar, pasando por el senador Enrique Bacchetta, abanderado del fundamentalismo anticartista, salieron rápidamente a comunicarle cuáles eran las reglas del juego. “La candidatura de nuestro líder -por Mario Abdo- no se discute”, fue el claro mensaje para el segundo del Ejecutivo, tirando  una vez más al tacho el discurso pseudodemocrático al que los “Añetete” constantemente apelan, pero jamás practican.

Desde el preciso instante en que surgió el nombre de Santiago Peña en el seno del oficialismo, como posible candidato del sector para pugnar por la primera magistratura, los “afaristas” pegaron el grito al cielo y más de uno reprochó al presidente Cartes la supuesta imposición de su preferido. De eso se hicieron eco inmediatamente los exponentes de la disidencia, cuestionando “el verticalismo” en Honor Colorado y el comportamiento de HC como “patrón” que decide las cosas sin consultar a nadie. Sin decirlo de manera expresa, porque ahora están todos juntos, trayeron a colación “la amarga experiencia del pasado, que llevó al partido a la llanura”, en referencia a cuando Nicanor Duarte Frutos sí impuso a Blanca Ovelar como candidata del oficialismo, resultando traicionado, entre otros, por Luis Alberto Castiglioni.

Así, los disidentes “de la primera hora”, los “neo” disidentes, el “mariscal de la derrota” y los “traidores” de aquel entonces, usaron hasta el cansancio el término “imposición” para impugnar a Peña y agredir a Cartes. Sin embargo, apenas alguien osó manifestar su intención de encabezar la chapa, en este caso Afara, los “Añetete” zapatearon como los mejores bailarines de “malambo” y no ocultaron su nerviosismo hacia los desubicados que se atreven a desafiar al “único lider”, cuya postulación, lo dijeron con todas las letras, no está siquiera en debate.

Galaverna se manifestó a favor de oficializar cuanto antes la dupla disidente, con “Marito” a la cabeza, por supuesto y, según todo parece, Hugo Velázquez como acompañante. “Después se puede seguir hablando con Afara”, señaló Calé, como relagando a un segundo plano el acuerdo con el vice. Bacchetta también se pronunció en el mismo sentido y, al igual que su colega, ni por asomo abrió la posibilidad de discutir otra hipótesis que no sea “Mario Abdo presidente”. Pero quien expresó de manera más directa la política de esta corriente interna fue “Beto” Ovelar, según el cual “se haga hoy, mañana o en quince días (una encuesta), ya tenemos el resultado cantado. ‘Marito’ es el mejor posicionado. ¿Para qué postergar una decisión inminente?”, destacó el senador, cerrando así cualquier discusión al respecto.

Qué hará Afara, es toda una incógnita, aunque difícilmente pueda avenirse a reglas de juego tan humillantes que le provocarían un alto costo político, además de tornar absolutamente inexplicable su alejamiento del oficialismo.

Tal como están las cosas, el escenario colorado resulta bastante esclarecedor: Los que supuestamente “imponen” al candidato (Honor Colorado) consultan sin prisa a la dirigencia para que se expida sobre esta cuestión, mientras que los “demócratas” (la disidencia), obligan a todos los demás a aceptar sin chistar lo que ellos quieren, sin derecho al pataleo, y desempolvan del mugriendo basurero de la historia la grotesca figura del “único líder”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Nunca es tarde

Fue en una conversación casual entre amigos, en estos días calurosos de finde. Por supuesto …