Sábado , septiembre 22 2018
Inicio / Editorial / Alevosía Liberal

Alevosía Liberal

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Los argumentos son pueriles. La historia de que Cartes quiere armar una Corte a su medida, no resiste el menor análisis. La realidad es que este sucio asunto es una “merienda de negros” ya que por un lado están los magistrados acusados-con pruebas- de corrupción y por otro, los políticos corruptos –comprobados-que quieren negociar su impunidad presente y futura, cuando sus turbios negocios lleguen por casualidad a la Justicia. Así que el opareí de esta engañosa cuestión del Juicio Político a los tres miembros de la CSJ, acusados, es un excelente “trato” para todos ellos…menos para la ciudadanía.

Ahora, eso sí, en adelante, Sindulfo Blanco, Óscar Bajac y el antipático y moroso, César Garay Zuccollillo, se pasarán recibiendo facturas de sus amigos políticos que les salvaron el pescuezo, con lo cual la Justicia Paraguaya terminará aún más venal, corrupta y alevosa que cuando empezó el famoso proceso.

Y  hablando de alevosía… qué se puede decir de los políticos liberales. Sus parlamentarios, merced a un mandato del Directorio, estaban comprometidos con el apoyo al enjuiciamiento de los tres ministros.  La ciudadanía vio con buenos ojos esta actitud de los popes liberales, que por lo menos iban a dar una muestra de entereza, que hace tiempo olvidaron. Pero no. En una reciente sesión borraron todo con el codo y dieron “voto libre” a sus parlamentarios para que hagan lo que quieran, es decir, comercialicen su voto libremente. Espíritu de cuerpo que le dicen.

Nada más bastardo. Por supuesto esgrimen los consabidos argumentos de “Corte a la medida”, que el “no al cuoteo”, que “todos o ninguno”, etc.

Burlan así una causa nacional. El desastre de la Justicia, porque esa es la realidad, es una de las lacras más persistentes del viejo Paraguay. El que se resiste a morir del todo. El que fue forjado en espíritu por el stronismo y sus esbirros.  El Poder Judicial en nuestro país no solamente está corrompido hasta los tuétanos, con algunas excepciones, es cierto, sino que además es improvisado, servil, ignorante y haragán, una suma de todos los vicios. El “barrido” de toda esta escoria, empezando por el alto tribunal, debería ser una causa nacional.

Sin embargo, para los políticos paraguayos, los liberales a la cabeza,  es mejor dejarlo todo como está.

En adelante los compatriotas de todos los niveles deberían tener una sola premisa para el futuro: Sanear la Justicia, es cierto, pero el Parlamento después, que nunca más lleguen al cargo bandidos que se escudan en el poder para robar, y que van absolutamente de contramano con los intereses del pueblo paraguayo.

Commentarios

comentarios

Mira también

¿Si éste es “Cucho”, quién será “Don Gato”?

  El pasado miércoles 6 de setiembre, agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), en …