sábado , abril 20 2019
Inicio / Impreso / Algo huele a podrido en el contrato Petropar-PNUD

Algo huele a podrido en el contrato Petropar-PNUD

Luis Villamayor, abogado.

La reciente operación de Petropar con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) genera una serie de interrogantes y hasta desata una polémica. Es que en el contrato algo huele a podrido, porque como mínimo es turbio y por sobre todo, es muy costoso. Una de las preguntas sobre el objetivo, ¿Es hacerle perder plata al país o es “probolsillo”?

Patricia Samudio, presidente de Petropar.
Patricia Samudio, presidente de Petropar.

ASUNCIÓN. Dice el refrán “hazte de fama y échate a dormir”. Al parecer la titular de Petropar, Patricia Samudio, está en eso, porque todo lo que hace produce comentarios antojadizos y por ahí, todos están en lo cierto.

Ahora, según la reacción de la gente, sigue el “libreto” del PNUD, tras la operación con Petropar. Existen sospechas de que el ente estatal está contratando irregularmente, a través del PNUD. Hasta ahora son licitaciones de US$ 3,3 millones para mejorar la alcoholera en Troche, que se hicieron al margen de la ley.

Esta situación generó la serie de interrogantes, como: ¿Por qué apelar a dicho mecanismo si al Estado le resulta tan oneroso (4% del monto de los contratos)? A través de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) ese porcentaje se reduce a tan solo 0,4%, o sea diez veces menos.

La única razón posible es que por esa vía se escapa a los controles y la transparencia y no hace otra cosa que añadir a la larga lista de irregularidades que afecta a la presidente, Patricia Samudio.

Hay que destacar que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) tiene como principal propósito promover el cambio y conectar a los países con las redes de conocimiento, la experiencia y los recursos necesarios para ayudar a los pueblos a forjar una vida mejor.

Sin embargo, según Luis Villamayor, abogado, presidente de Tecnologías Aplicadas S.A., esa idea de forjar una vida mejor de la ciudadanía es lo que menos le interesa a Patricia Samudio.

Le pidió que se compadezca del pueblo paraguayo y que por favor deje de pensar en los intereses particulares y anteponga el bien común. Una vez más le pidió también que baje los precios de los combustibles a 300 guaraníes.

Pero al parecer “se le está bajando el corazón, a unos 50 centímetros y se está quedando a la entrada a su bolsillo”, manifestó Villamayor y agregó: “De arriba se está dando de comer al chancho. No puedo decir su nombre por respeto, pero voy a decir su apodo, se le llama Marito”, manifestó en abierta alusión al presidente de la Republica, Mario Abdo Benítez, y dejando entre ver que “el chancho no tiene la culpa, sino el que le da de comer”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Con éxito se realizó “Todos a bordo”, el concierto solidario

La agrupación nacional de rock Salamandra, se presentó en el estacionamiento del Villa Morra Shopping …