Lunes , septiembre 24 2018
Inicio / Impreso / Allanan otra vez comisaría y desmantelan una rosca de policías extorsionadores

Allanan otra vez comisaría y desmantelan una rosca de policías extorsionadores

Comisario Gustavo Adolfo Vera Bertolo (segundo de la izquierda) sería el presunto cabecilla de la rosca de extorsionadores que funcionaba en la comisaría primera.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Una verdadera rosca de policías extorsionadores funcionaba en la comisaría primera de Ciudad del Este, que fue allanada ayer por segunda vez por la fiscal Estela Mary Ramírez. La intervención se produjo tras una nueva denuncia hecha esta vez por una pareja de brasileños, a la que los uniformados le cobraron la suma de 4.500 reales para dejarle en libertad, tras una detención ilegal. Inicialmente le exigieron 15 mil reales, pero los afectados no pudieron pagar dicha suma. Las víctimas denunciaron que fueron brutalmente torturadas en la sede policial. Este hecho fue anterior al caso por el que están imputados el comisario Gustavo Adolfo Vera Bertolo, y los suboficiales Armando Sanabria Gauto, Víctor David Sanabria Gauto, y Adolfo Concepción Fernández Fernández. No obstante, recién salió a luz tras el procesamiento de los agentes. Ahora, la representante del Ministerio Público ordenó la recaptura de todos ellos.

CIUDAD DEL ESTE. El propio exjefe de la comisaría primera, Gustavo Vera Bertolo supuestamente era el “cabecilla” del esquema, pues fue plenamente reconocido por uno de los denunciantes, a quien torturaron salvajemente, pese a su capacidad diferente, pues está postrado en una silla de ruedas.

Estos nuevos hechos datan del 14 de agosto último, oportunidad en que Joel Leal y Eveline de Leal llegaron al microcentro de Ciudad del Este, a través del Puente de la Amistad. Para mala suerte de los mismos, atropellaron accidentalmente el cordón de la calzada, de cuyo impacto reventó uno de los neumáticos del rodado en el que se desplazaban.

En ese momento, solicitaron ayuda a los efectivos del Grupo Lince; sin embargo, en cuestión de minutos fueron rodeados por los uniformados de la comisaría primera, quienes a la fuerza y sin querer escuchar de razones les trasladaron hasta la sede policial y les advirtieron que debían pagar 15 mil reales, ya que de lo contrario no saldrían vivos del lugar.

Desesperada la mujer, tuvo que pagar taxi para trasladarse al Brasil, donde consiguió transferir una suma menor (4.500 reales) a lo que le habían solicitado. Mientras, a Joel le metieron como delincuente en la celda tras haberle torturado, según la denuncia.

Según datos, cuando intentaron defenderse, el comisario Vera Bertolo les lanzó todo tipo de improperios, asegurándole que su libertad valía 15 mil reales. Entre lágrimas Joel relató que el jefe policial no paraba de golpear la mesa, al tiempo de advertirles que no hablaran, pues sabían perfectamente donde residía la pareja.

La situación no paró allí, pues tras horas de zozobra, y tras haber abonado 4.500 reales, finalmente fueron liberados. Con ayuda de otros agentes pudieron cambiar la rueda reventada de sus vehículos para poder marcharse.

Joel comentó que se quedó completamente shockeado por la actitud violenta ejercida por el comisario principal, quien incluso habría pagado a un motociclista para que haga algunas “pasadas” frente a su casa. Siguió contando, que tuvieron que encerrarse por varios días por temor a ser asesinados. No se animaron a denunciar lo sucedido hasta que el jueves pasado salió al “tapete” un caso similar que mereció la intervención fiscal.

Ayer, la fiscal Estela Mary Ramírez procedió a allanar nuevamente la sede de la institución uniformada y ordenó la recaptura de todos los implicados, el comisario Gustavo Adolfo Vera Bertolo, y los suboficiales Armando Sanabria Gauto, Víctor David Sanabria Gauto, y Adolfo Concepción Fernández Fernández. Los citados están procesados en el caso anterior por extorsión agravada y privación de libertad, y ahora se exponen a una nueva imputación.

La agente del Ministerio Público anunció que solicitará que los mismos sean trasladados a la Agrupación Especializada de la Policía en Asunción, para brindarles garantía a los denunciantes, quienes al momento del procedimiento temblaban de miedo y clamaban que no se publique ni sus caras, pues temían ser ultimados por los sospechosos.

Commentarios

comentarios

Mira también

Algo fantástico, el pueblo está rodeado por grandes espejos de agua, de los esterales del Ñeembucú

Guazú Cuá, antiguo pueblo del sur que se resiste a “desaparecer”

El municipio de Guazú Cuá, uno de los 16 que conforman el departamento de Ñeembucú, …