domingo , abril 21 2019
Inicio / Columnistas / A un amigo, solo hasta el cementerio

A un amigo, solo hasta el cementerio

Por: Cirilo Ibarra Enciso.
Por: Cirilo Ibarra Enciso.

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, debería saber que a un amigo se le acompaña hasta el cementerio, pero jamás uno se entierra con él. Así como están las cosas, al parecer el jefe de Estado quiere enterrase con el cuestionado e incapaz ministro de Educación, Eduardo Petta.

Éste debe tener como único “merito”, para ocupar tan relevante cargo, el ser amigo del presidente, porque una y mil veces se dijo que capacidad no tiene. La advertencia se hizo antes de ser nombrado ministro y ahora con creces se está demostrando que es así.

“Petta representa la inutilidad, es inepto, es irresponsable, ha generado toda una crisis social, perjudicando a docentes y a comunidades educativas”, manifestó el gremialista, Gabriel Espínola.

A pesar de las innumerables críticas a la situación actual del Ministerio de Educación, Mario Abdo le dio su total respaldo y hasta puso la mano en el fuego por él, señalando que la crisis se estaría solucionando esta semana.

“El total respaldo al ministro de Educación. Ahora se va a solucionar si Dios quiere, la próxima semana”, manifestó el presidente. Ojalá realmente Dios quiera y se produzca algún milagro, porque si va depender de la capacidad de Petta, estamos fritos.

La crisis educativa se da por la falta de previsión del Ministerio de Educación y Ciencias ante las jubilaciones. Registros oficiales indican que solo el año pasado, en los primeros meses, solicitaron acceder a este beneficio 2.113 educadores, una cantidad similar a la que se anunció en los últimos seis meses. En otro momento, no se dio la crisis actual debido a que se cumplió lo establecido en la Ley 1725/01, que es el estatuto del educador, en donde indica que con cargos interinos deben darse los reemplazos hasta el llamado a concurso.

Increíble este ex “showman” de la Policía Caminera, cuando entró al ministerio descubrió supuestamente 1.200 planilleros, pero no se dio cuenta de los miles de docentes que estaban a punto de ser jubilados. Claro, ese hecho no iba ser noticia impactante en la prensa.

Y suponiendo que haya encontrado los 1.200 planilleros, ¿Por qué no llamó a los mismos para que se presenten a trabajar? y tal vez con ellos se hubiera podido cubrir gran parte la falta de docentes, por la masiva jubilación.

La situación afecta a unos 40.000 estudiantes de todo el país, que están sin clases hace casi dos meses. Hecho así, totalmente previsible, es lo que se logra con los caprichos. Porque Mario Abdo Benítez quiso demostrar que él manda y lo que él quiere se tiene que hacer. Ahí está el resultado.

Estudiantes y docentes se instalaron en la Plaza de Armas, exigiendo al Congreso Nacional la interpelación al ministro de Educación, en menos de 8 meses en el cargo.

Eduardo Petta será interpelado esta semana por la Cámara de Senadores, donde deberá responder el espinoso asunto de las contrataciones de docentes, que afectan a miles de alumnos.

Los estudiantes de todo el país realizan desde hace varios días distintas movilizaciones, desde sentatas hasta toma de colegios, que seguramente seguirán hasta que cumplan la promesa de solución del problema.

El gremialista de los docentes, Gabriel Espínola, sostuvo que el problema no es que se haya jubilado tantos docentes, sino que el Ministerio de Educación no tuvo la capacidad de procesar los nombramientos en reemplazo de los retirados.

“Más de una versión tenemos que el ministro no está en el Ministerio, y si no está es muy difícil resolver los problemas y a esa ausencia se agrega esa ineptitud y hasta hay que agregarle la soberbia. En educación se requiere conocimiento del campo educativo”, sentenció Espínola.

Mientras tanto, el viceministro de Educación, Robert Cano, casi sin argumento, trató de descalificar las movilizaciones de los estudiantes y de los docentes con el cuento de que “no están todas las organizaciones”.

Por su parte, Petta no tuvo mejor idea que insinuar la responsabilidad del Congreso por supuesta falta de presupuesto. El senador Enrique Riera le respondió: “La falta de maestros no tiene que ver ni con ustedes, ni con nosotros, ni con la falta de rubros, ni con el presupuesto. Tiene que ver con la incapacidad del ministro que no conoce las normas”.

Y ahí fue que el senador propuso interpelar al titular de la cartera educativa. Además, solicitó su presencia para este lunes, a fin de que explique la situación del sector educativo del país. “Porque da la impresión de que el barco está encallado”, dijo.

Eduardo Petta, como la mayoría de los miembros del Gobierno actual, culpa al pasado, culpa al anterior administrador, justamente al senador Enrique Riera. Dijo que la crítica proviene de una persona que estuvo en la institución y llevó la educación paraguaya al descenso.

Y si Riera dejó la educación en la categoría “descenso”, Petta está a punto de lograr la desafiliación de este club, siempre utilizando un término de la jerga futbolística.

El “señor” ministro, exdirector de la Policía Caminera, es una mezcla de ignorancia, incompetencia y soberbia, que hace que hoy la educación paraguaya esté en un momento difícil justo cuando toda la sociedad está de acuerdo con la transformación educativa, como diría el mismo Riera.

Por favor presidente no deje que el MEC siga a la deriva y menos permita que se hunda.

Commentarios

comentarios

Mira también

Definen actos conmemorativos de la Guerra contra la Triple Alianza

La Comisión Nacional del Sesquicentenario definió en su reunión mensual el cronograma de actividades conmemorativas …