sábado , abril 20 2019
Inicio / Impreso / Añetete, territorio político que se dividen 7 “señores feudales”

Añetete, territorio político que se dividen 7 “señores feudales”

Al territorio que domina el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, se suman los controlados por Juan Carlos Galaverna, Silvio “Beto” Ovelar, Nicanor Duarte Frutos, Luis Alberto Castiglioni, el vicepresidente Hugo Velázquez y Enrique Bacchetta. El frágil equilibrio depende, como es habitual en nuestro sistema prebendario, de las dádivas que reparte el Ejecutivo a unos y otros, lo que supone una difícil ecuación, de complicado sostenimiento en el tiempo.

ASUNCIÓN.- En diciembre pasado, el doctor Horacio Galeano Perrone había marcado la diferencia entre los movimientos Honor Colorado, con un caudillo fuerte, y Colorado Añetete, basado en varios liderazgos que se juntaron en torno a un candidato común. Esto es cierto, puesto que son 7 los señores feudales que manejan el oficialismo y que mantienen un frágil equilibrio, siempre al filo del abismo.

Abdo Benítez tiene el liderazgo más visible, y aunque los otros 6 le responden, por ahora, es obvio que no hay una línea común que provenga del presidente, sino que cada uno de ellos se siente libre de interpretar los acontecimientos y tomar su decisión al respecto, dando instrucciones a su entorno más cercano. Cada uno de ellos tiene su propia gente cuya lealtad le pertenece, aunque públicamente reivindiquen la figura del jefe de Estado.

Realmente, y eso también lo había dicho Galeano Perrone, cuando estos señores feudales decidieron juntarse, más que para impulsar la candidatura de Abdo Benítez, lo hicieron para combatir al gobierno de Horacio Cartes, quien, sentían, les había fallado de alguna manera. Así que el primer punto de unión entre ellos fue el anticartismo.

Ya luego empezó la campaña por la Presidencia de la República, aglutinando a sus adeptos en torno a la candidatura de Abdo Benítez, quien asumió el liderazgo oficial del movimiento, pero con una suerte de negociación permanente entre los 7, lo que hizo que al interior del movimiento se impusiera la versión de que no hay imposiciones sino diálogo entre todos, pretendiendo convencernos de que estaban imponiendo otro tipo de liderazgo, el de la negociación permanente.

Hasta ahora la cosa ha funcionado, por lo menos de manera mediática, ya que los objetivos parecen seguir siendo los mismos. Pero resulta más que obvio que esta supervivencia es demasiado frágil para sostenerse por mucho tiempo. Aunque para muchos sean tiempos nuevos, cualquier grupo político necesita de un liderazgo claro y no de muchos caciques que solo generan confusión y desasosiego.

INTERNAS SERÁN LA PRUEBA DE FUEGO

Los futuros compromisos electorales serán una prueba de fuego. Al desgaste que sumará entonces el gobierno, se agregarán las ambiciones de cada uno de los 7 líderes en los que se sostiene Colorado Añetete, y de sus respectivos equipos.

De ellos, por lo menos 3 tienen aspiración de presidir la Junta de Gobierno, y, aunque hasta ahora, públicamente, dicen que aceptarán la decisión del movimiento, esta es una historia repetida y, casi siempre, la candidatura oficial deja heridas profundas en los que no la obtuvieron a pesar de considerar que la merecían.

Juan Carlos Galaverna y Silvio “Beto” Ovelar ya manifestaron públicamente su deseo de presidir la Junta de Gobierno, y Nicanor Duarte Frutos –aunque vive negando dicha intención- es el que más abiertamente está haciendo campaña con los recursos de Yacyretá.

Abdo Benítez y los 3 que restan, Luis Alberto Castiglioni, Hugo Velázquez y Enrique Bacchetta, deberán elegir a quién apoyarán y eso, necesariamente, incidirá fuertemente en la unidad del movimiento. Allí es cuando la frágil unidad añetete se pondrá a prueba con fuerza. Y habrá que ver si lo supera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Commentarios

comentarios

Mira también

Con éxito se realizó “Todos a bordo”, el concierto solidario

La agrupación nacional de rock Salamandra, se presentó en el estacionamiento del Villa Morra Shopping …