jueves , noviembre 21 2019
Inicio / Editorial / Antes de caer al fondo

Antes de caer al fondo

La crisis política estalla, todo el mundo lo comenta, es visible, se desarrolla, hierve, o se desinfla y no pasa nada y al poco tiempo se la olvida hasta que se produzca un nuevo episodio.

Pero el drama económico es mucho más grave, menos estridente, se va formando de a poco, como una serpiente que repta en las calles, cobra forma paso a paso y luego de cierto tiempo deja ver su feo rostro.

No tiene una solución fácil, lleva mucho tiempo volver a enderezarla y hay que tomar decisiones drásticas que no agradan a nadie (ajustarse los cinturones, le dicen), entonces la gente sale a las calles, se arma un  caos y todo el mundo sale perdiendo. Es la época del puño en alto y de consecuencias imprevisibles para los gobernantes de turno, responsables directos del problema. Posiblemente éstos se vayan a sus casas luego del desastre (siempre se “recauda” estando en el poder) y el pobre pueblo (los comunes, Portillo dixit), queda en “b…..”, pagando el pato.

Y pensar que el gobierno de HC logró solucionar en gran parte este dilema. No decimos que ordenó toda la economía, pero había plata, se notaba en las calles, todo el mundo ganaba algo, se abrían comercios, se firmaban contratos, se movía la economía. Lo decimos en términos sencillos para que la gente lo entienda.

Pensar que principalmente por la inquina del finado dueño de ABC se fue todo al tacho, por estupideces que de tanto ser publicadas, terminó creyendo el pueblo, pavadas que se decían sobre el ex presidente, nunca comprobadas. El candidato presentado finalmente por HC a las elecciones fue de lo mejor. Un técnico joven,  con la ambición de servir a su país, Santi Peña, no…que no era colorado y sandeces varias.

Ahora todo el mundo está llorando. ¡Que desastre ko Marito!. Para más el hombre no da señales de recapacitar.

Se profundizará el drama económico. En algunos casos llegará el hambre, en los sectores más vulnerables.

Ayer nomás se agitaron tres hechos noticiosos que dan que pensar. El comisario crucificado por el Gobierno le pidió dinero a un narco, “para construir el baño de la comisaría”.

En la zona de San Pedro los antidrogas se ufanaban de quemar marihuana disimulada en el “kokue” de los lugareños. De pronto uno de los labriegos les dijo que gracias a ellos se morirían de hambre. No hay otra cosa que hacer en la zona. Le pidieron ayuda al MAG una y mil veces y nunca paso nada. Tienen que vender marihuana para sobrevivir.

El último hecho fue el enfrentamiento entre uberistas y taxistas. Los de amarillo acorralaron a una joven trabajadora, esta pidió ayuda por radio y al poco tiempo llego una legión  de conductores privados que se plantaron amenazantes ante los otros. Por poco fueron  a los puños.

¿Por qué? Por ganar un poco de dinero. Por la crisis económica que se está instalando con  toda fuerza.

Se llama y se llama al presidente a cortar cabezas, a empezar a arreglar la situación. Ya lo hijo HC hace poco, el caso, Petropar, por ejemplo (estaba metiendo el dedo en la llaga).

Posiblemente luego del desaguisado se vaya Abdo. O que arregle las cosas y se quede.

Pero por favor, que ponga manos a la obra, antes de llegar al fondo.

Commentarios

comentarios

Mira también

Voces de alarma

Pasó poco tiempo de iniciado el “estudio” del PGN 2020 en el Congreso para que …