domingo , julio 21 2019
Inicio / Editorial / Aprovechar el momento

Aprovechar el momento

Los tiempos que se vienen para los paraguayos son bastante complicados y requerirán de toda la mesura y sapiencia que podamos conseguir, porque una clase política irresponsable y banal hizo que los ánimos se crispen de tal manera que nadie parece tener mucha tolerancia contra quien piensa diferente o ve otras alternativas.

Por eso es importante que aprovechemos esta pausa que nos permite la Semana Santa y que en este día, considerado por los cristianos como de “resurrección” sea la excusa propicia para buscar el diálogo allí donde hasta ahora solo hay enfrentamiento y pelea. Si bien es cierto nuestro Estado es no confesional y hoy por hoy, incluso en las autoridades electas existe un abanico de religiones y sectores ateos, lo cierto es que todos, en mayor o menor medida, estamos acostumbrados a ver el domingo de Pascua como de esperanza, como si tuviéramos una nueva oportunidad de hacer las cosas diferentes, priorizando el bien común y desterrando el oportunismo y la corrupción que tanto daño ya nos causaron a todos.

A la vuelta de la esquina tenemos las elecciones municipales de Ciudad del Este, en donde los electores deberán escoger entre candidatos con diferente trayectoria aunque bastante similares propuestas. Antes, el jueves próximo, el Senado se enfrentará al momento histórico de aprobar una modificación del Código Electoral que puede ser considerada toda una revolución, que podría cambiar definitivamente la historia nacional, el proyecto que establece el desbloqueo de listas para las internas partidarias y las elecciones nacionales.

El miércoles, también la Cámara Alta deberá decidir si condena al contralor Enrique García, por graves hechos de corrupción, y lo destituye del cargo, o si lo salva (por no obtener la mayoría necesaria) porque algunas bancadas decidieron que es preferible tener un corrupto opositor, que a un honesto colorado.

La cantidad cada vez más numerosa de damnificados de la crecida de los ríos, la tremenda crisis en educación y la decisión que tomarán los estudiantes secundarios en los próximos días, a consecuencia de la irresponsable decisión de los senadores que salvaron al ministro Eduardo Petta de la interpelación, son otros temas que en los próximos días generarán angustia, discusiones y, posiblemente, quiebres en algunos sectores de la clase política.

Por eso este día es importante; insistimos, es un tiempo propicio para sustraernos de los problemas y las angustias, buscando la fuerza y la razón internas, que son las que permitirán que todo lo que enfrentemos pueda llegar a buen puerto. Porque de algo no tenemos dudas, hasta los más duros conflictos que nos golpean la puerta son solucionables. Claro que para eso se necesita racionalidad y empatía, especialmente hacia quienes no piensan igual que nosotros y, muchas veces, ni siquiera tienen una actitud amistosa, ya que los paraguayos nos hemos acostumbrado a ver como a enemigos a quienes simplemente tienen una visión diferente a la nuestra en cuanto a la realidad nacional, los problemas acuciantes y lo que tenemos que hacer para solucionarlos.

No desaprovechemos esta oportunidad y reflexionemos sobre cómo resolver los conflictos sin que tengamos que caer en un enfrentamiento estéril que lo único que va a conseguir es que la grieta angustiosa se vuelva mucho más grande. Ya es tiempo de crecer y buscar caminos que nos acerquen más al objetivo de tener el país de nuestros sueños, y no seguir en este berenjenal de desasosiego y desesperanza.

Commentarios

comentarios

Mira también

Populismo chabacano

Uno podría pensar que de repente algún intento de “patriota” llegue al Congreso y desde …