sábado , marzo 28 2020
Inicio / La visión de ADN / ¡Así no, señores!

¡Así no, señores!

¿Qué es lo que pretenden? ¿Doblegar al gobierno por medio de la política del caos y/o provocar la intervención policial, para luego denunciar la “represión feroz” y “exigir” la destitución de Cartes?

En abril del año pasado hicieron algo parecido, pero se canalizó adecuadamente por vía de políticas destinadas a refinanciar las deudas de una gran cantidad de labriegos. Se destinaron 98.102 millones de guaraníes en concepto de “resarcimiento”, condonación de los intereses y refinanciación de los créditos a cerca de 13.000 jefes de familia, 4.000 de los cuales inmediatamente recibieron nuevos préstamos.

Ahora vuelven con la misma cantinela de la condonación y por momentos de subsidio, que en términos monetarios representaría un total de 34 millones de dólares. Pero el problema no es lo que reclaman, lo cual debe ser objeto de debates y negociaciones, sino el método que implementan para intentar alcanzar sus fines, que básicamente consiste en lo siguiente: “O nos dan lo que pedimos o hundimos a Asunción en el desorden y la anarquía”.

 Como pocos, los dirigentes de estas organizaciones tuvieron acceso directo a las más altas autoridades facultadas para tomar determinaciones sobre lo que reclaman. Junto a ellos se sentaron ministros del Poder Ejecutivo, representantes de organismos financieros del Estado y senadores del oficialismo y la oposición. Pero ni bien alguien dijo que no existían los fondos para dar curso al planteamiento, se levantaron y dieron por terminado el diálogo. En otras palabras, no les interesa negociar, sino simplemente imponer sus pretensiones.

El gobierno está siguiendo la misma estrategia que resultó exitosa hace un año. A través del Ministro de Agricultura, remitió una nota al presidente del Senado, Fernando Lugo, solicitándole el listado de los 17.000 productores que piden la condonación. Esa información, que según los líderes  estaría en poder de Fernando Lugo, es de fundamental importancia a fin de conocer exactamente cuántos son, dónde deben, por qué monto y en qué concepto; requisito indispensable para determinar los casos en los que efectivamente corresponde proceder al refinanciamiento de la deuda, así como a la compra de carteras morosas en financieras del sector privado por parte del Banco Nacional de Fomento.

La voluntad política existe, como también el oportunismo de algunos sectores que desde el Senado hoy darán riendas sueltas al populismo con discursos a favor de la condonación o el subsidio, pero sin rebatir la propuesta de continuar por el camino de la refinanciación; una experiencia altamente positiva que ya benefició a 13.000 familias.

Independientemente de cómo se procese la discusión, lo que no puede ser objeto de debate alguno es la necesidad imperiosa de restaurar la tranquilidad y el orden en Asunción, alterada por quienes en nombre de una mal entendida libertad de manifestar sus reivindicaciones, están atropellando la libertad que tienen todos los ciudadanos de transitar por sus calles, ir a sus trabajos o a donde fuere, sin ser coaccionados por piquetes y garroteros.

Lo dijimos ayer y repetimos hoy: Libertad sí, pero, ¡para todos! Y esto es algo que nos deben garantizar los organismos del Estado encargados de velar por nuestros derechos, desde la Policía hasta el Ministerio Público, que hasta ahora no han sido capaces ni de ordenar el tránsito.

Commentarios

comentarios

Mira también

Nunca es tarde

Fue en una conversación casual entre amigos, en estos días calurosos de finde. Por supuesto …