Miércoles , noviembre 21 2018
Inicio / Editorial / Barrio de primer mundo en el RC4

Barrio de primer mundo en el RC4

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Resulta difícil entender la férrea oposición que un sector del Senado y de la ciudadanía han manifestado sobre la construcción de 1.000 viviendas en el RC4, que beneficiará a personas que toda la vida han debido subsistir fuera del sistema.

En el caso de los senadores disidentes e izquierdistas, posiblemente la oposición se deba a que no querían permitir que el presidente Horacio Cartes pudiera llevar adelante un proyecto que desmienta toda la campaña emprendida en su contra por su supuesta falta de interés hacia los más pobres.

Y en cuanto a ese sector de la ciudadanía acostumbrado a la indiferencia y a estirar el carro únicamente para sí mismo, la sola idea de que los marginales pudieran vivir “de arriba” en un barrio de primer mundo, como no existe ni en las zonas más elegantes de Asunción, les produce tal tirria que intentaron impedirlo a como dé lugar, porque el pobre debe vivir como pobre y no con comodidades que no tienen ni siquiera los ricos.

Porque este barrio que ahora es posible gracias a que la Cámara de Diputados frenó la pretensión del Senado de impedir su construcción, no trata solo de la edificación de mil viviendas a tontas y a locas, sin estructura ni planificación, como estamos acostumbrados a ver que se construyen las casas en las que vivirán los marginados.

Este barrio constituye toda una revolución social en sí mismo. En realidad, no será sólo un barrio sino un complejo, llamado San Francisco, en donde se construirán 78 edificios de 3 pisos, con 888 departamentos, además de 112 viviendas unifamiliares.

Pero aún hay mucho más. Antes de que se inicien las construcciones, se colocará un sistema eléctrico subterráneo, como existe en grandes ciudades como Cartagena de Indias. Esto significa que en el complejo no se verán cables de todo tipo y desordenados, como tenemos el resto de la población. También se instalará iluminación LED en todas las calles, agua potable, alcantarillado sanitario, desagüe pluvial y tratamiento de efluentes, cosas de las que tampoco disfrutamos la mayoría de la población.

Además, tendrá todo lo que tiene un barrio, Iglesia, centro comunitario, puesto de salud, comisaría, escuela, colegio técnico, guardería, plazas y canchas. Y la revolución social de este proyecto es tan profunda que se tiene planificado que las madres solteras con varios hijos y sin trabajo puedan acceder a un puesto de trabajo y sus hijos vayan a una guardería.

La inversión total de todo esto será de 40 millones de dólares, y está previsto que los beneficiados puedan dar una contraparte de acuerdo a sus necesidades, algo que se verá en cada caso. Otra cosa que se ha dispuesto es un control férreo para que nadie intente negociar con este proyecto ni los beneficiados vender su casa. Todo esto da la pauta de que este es un proyecto serio, bien pensado, que no ha dejado nada al azar, y cuyo único objetivo es dar una vida digna a ciudadanos paraguayos que nunca antes han sido tratados como tales, sino como marginales absolutamente prescindibles en la sociedad.

Otra cosa que hace que este proyecto sea positivo es que servirá de ejemplo para que en el futuro, los barrios de todas las ciudades del país se hagan siguiendo estas especificaciones. Hasta esos en donde viven los que hoy tanto rechazan la idea.

Una obra histórica, como sentenció la titular de la Senavitat, Soledad Núñez.

Commentarios

comentarios

Mira también

El paraíso de Mahoma

Eso es nuestro país para los narcotraficantes, sobre todo para los que son detenidos en …