Viernes , septiembre 21 2018
Inicio / Editorial / ¡Bienvenidas las “crisis”!

¡Bienvenidas las “crisis”!

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

¿Quiénes “perturban la paz” y “desatan crisis políticas”? ¿Los que reclaman el cumplimiento de lo dispuesto por los órganos facultados para resolver determinadas cuestiones, por imperio de la Constitución, o los que llaman abierta y reiteradamente a desatacar sus decisiones? La respuesta, obvia para cualquier persona sensata, no lo es sin embargo para Natalia Zuccolillo y Antonio J. Vierci. Sus numerosos medios de prensa disparan a diario contra Horacio Cartes, a quien poco más y lo acusan de incurrir en delitos de “lesa patria”, por reclamar la banca que le corresponde ocupar en el Senado, en cumplimiento de lo dispuesto por el Tribunal Superior de Justicia Electoral. En otros términos, el que reclama un derecho se convierte en “desestabilizador” y quienes lo violan con total descaro, en fieles defensores del Estado de Derecho y la democracia.

Según lo publicado con gran destaque por ABC color, en su edición del pasado martes 21, “Cartes pide ser senador y desata otra crisis política”. Y seguidamente agrega: “se creía que las senadurías truchas habían quedado atrás…”, para aludir luego, a modo de remate, que “como ratificó Marito, expresidentes que terminan su mandato solo pueden ser senadores vitalicios, sin voto”. Mientras que el diario Última Hora, el mismo día, tituló “Cartes insiste en senaduría a espaldas de la Constitución”.

Veamos algunas de las muchas falsedades expuestas en tan pocas palabras. ¿Dónde está la crisis política desatada por Horacio Cartes? ¿En qué se manifiesta? ¿Cuál es la institución que se paralizó por la solicitud que radicó Cartes en el Senado, nota mediante? ¿Se produjo alguna convulsión social, de la que nosotros no nos hayamos enterado? ¿Se acuarteló aunque más no sea algún fortín del recóndito Chaco paraguayo? Por supuestos, la respuesta a todas estas interrogantes, a las que podríamos agregar muchas otras más para auscultar sobre lo que podría configurar una verdadera crisis, la sabría cualquier chico de secundaria y es un NO más grande que la Catedral metropolitana.

Pasemos ahora a las “senadurías truchas” que ABC creía que quedaron atrás. De vuelta algunas preguntas, a modo de ejercicio. ¿A cuáles se refiere? ¿Si es a las de HC y Duarte Frutos, debería buscar otra “categoría”, porque mal podría calificarse así a las que están avaladas por la Corte Suprema, por el TSJE y por la voluntad popular de casi 500.000 electores, en el caso de Cartes y 75.000 de Nicanor. ¿Y por qué creía que las “senadurías truchas habían quedado atrás”? Las hay. Son las ejercidas por Rodolfo Friedmann y Mirta Gusinky, que no tuvieron el mínimo de votos requeridos para ocupar un curul y por eso no fueron proclamados por la única autoridad electoral, que es el Tribunal Superior, pero sin embargo están ahí, usurpando cargos que no les pertenece.

En cuanto a lo dicho por Marito sobre la senaduría vitalicia, ABC debería precisar a cuál de los Marito apela para justificar su afirmación, porque el mismo Marito (la repetición no es accidental), también dijo durante la campaña electoral que le producía orgullo que en el próximo Senado estuvieran como senadores activos dos expresidentes…

Por otra parte, y en esto hay que ser rotundos, importa muy poco lo que opinen Marito, Juancito o Pedrito en materia constitucional, como tampoco importa lo que digan Natalia y “Don” Antonio, pues, si de opinar se trata, los 7 millones de habitantes podemos hacerlo sin problema alguno, pero solo el máximo tribunal de la República, la Corte, puede decidir en la materia, y ya lo hizo en su momento. Por eso Cartes encabezó la lista de la ANR, por eso la integró Nicanor y por eso fueron electos y proclamados.

El reclamo de un derecho nunca, jamás, es causa de crisis. En todo caso, podría ser la consecuencia de una crisis, abierta o encubierta, pero nunca su origen. Sin embargo, como con esta gente difícilmente nos pongamos de acuerdo sobre el uso adecuado del castellano, ya no digamos de los principios de la lógica, solo nos resta decir que si pedir la vigencia de la ley, como dicen, es generadora de “crisis”, pues bien… ¡Bienvenidas las “crisis”!

Commentarios

comentarios

Mira también

¿Si éste es “Cucho”, quién será “Don Gato”?

  El pasado miércoles 6 de setiembre, agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), en …