Domingo , noviembre 18 2018
Inicio / Impreso / Bolsonaro sobre Haddad: “No quiero debatir con un poste puesto por Lula”

Bolsonaro sobre Haddad: “No quiero debatir con un poste puesto por Lula”

Una mujer vende remeras con la imagen del candidato ultraderechista, Jair Bolsonaro, en una estación de micros en Brasilia.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

El candidato ultraderechista Jair Bolsonaro ya se siente presidente debido a la amplia ventaja que tiene sobre su oponente Fernando Haddad, según las encuestas. Por esa razón, el presidenciable no dudó en atacar a su rival al vincularlo con el líder del PT, Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción. Aseguró además que no quiere “debatir con un poste puesto por Lula”, refiriéndose a Haddad, quien en más de una ocasión lo desafió a un debate público.

RÍO DE JANEIRO.- El presidenciable está convencido de que su adversario Fernando Haddad, “no llegará a juntar los 18 millones de votos que le hacen falta para ganarme”. El excapitán de Ejército dijo que no lo asusta una campaña más agresiva del PT en este último tramo. ¿“Ellos pueden agredirme?, pero ¿por qué no hacen un mea culpa? Creen todavía que Lula es un preso político”, declaró.

Con todo, el diputado ultraderechista no se anima a participar de un debate con el contrario. “Va a depender de la evaluación médica”, expresó, en este punto Bolsonaro tuvo un revés este jueves, ya que su examen clínico salió todo bien y su doctor dijo que participar de un debate ahora solo depende de él.

La única vez que estuvo en TV con sus rivales, al principio de la campaña electoral por la primera vuelta, reveló dificultades para oír y replicar las críticas de sus propuestas y mensajes. Esta vez, ante la prensa, optó por agredir a su oponente: “No quiero debatir con un poste puesto por Lula”.

La visita a la Policía Federal de Río de Janeiro fue, en gran medida, para reparar la mala evaluación que había hecho del cuerpo en relación a las investigaciones del ataque que sufrió el 6 de setiembre. A diferencia de los días que siguieron al atentado, en los que insistió en su desconfianza, esta vez trató de ser suave: “Confío que ellos van a llegar a una solución al final del proceso”.

Así como tenía que limar asperezas con esa fuerza de seguridad, también creyó conveniente pasar por la Arquidiócesis de Río de Janeiro y saludar al obispo Orani Tempesta. Es que el apoyo conseguido de los evangélicos, básicamente de la Iglesia Universal, puede representar un sesgo negativo entre los votantes católicos. En ese contexto se comprometió con algo elemental: “la libertad” de confesiones religiosas. Y añadió: “Ese compromiso se extiende a defender la inocencia de los niños en las aulas; rechazar el aborto e impedir la legalización de las drogas. Eso es lo que está en el corazón de todos los brasileños de bien”.

En el momento en que ingresaba a la sede del Arzobispado, tres fanáticos de Bolsonaro lo recibieron con el símbolo que el candidato difundió a través de las redes: las manos que simulan armas de fuego. Justamente, ese es el aspecto que más preocupa a los católicos.

Commentarios

comentarios

Mira también

La tuberculosis es la novena causa de muerte en el mundo

ASUNCIÓN.- El Ministerio de Salud lleva adelante una campaña denominada Escuchá tu interior. #NoSilenciesLaTos. En …