Sábado , septiembre 22 2018
Inicio / Impreso / Brasil está perdido en su laberinto

Brasil está perdido en su laberinto

El expresidente de Brasil, Lula da Silva, antes de ser preso por una condena por corrupción.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Luiz Inácio Lula da Silva, sigue siendo el favorito para obtener la presidencia de Brasil, dejando en incertidumbre la elección del 7 de octubre. Lleva más de 100 días en la cárcel, de una condena de 12 años. Una encuesta de la firma Ibope, recogida por Jornal do Brasil, estimaba que el exmandatario contaba con el 33 % de intención de voto, muy por encima del ultraderechista Jair Bolsonaro con el 15 % y de los otros candidatos.

BRASILIA.– Otra de las aspirantes es la ecologista Marina Silva con el 7 %, el laborista Ciro Gómez y el socialdemócrata Geraldo Alkmin con el 4 %. El obstáculo de Lula es que una persona con una condenada ratificada en segunda instancia como es su caso, no puede presentarse a un cargo de elección popular.

La expresidenta Dilma Rousseff, insiste en que Lula sigue siendo el candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

El Tribunal Supremo de Justicia rechazó que se le declare inelegible al líder del PT, antes de ser registrado. Hay expectativa por la inscripción de su candidatura -plazo que vence el 17 de agosto- y que luego lo analice la justicia hasta el 16 de septiembre.

El Partido de los Trabajadores recurre a todos los recursos para postular al exjefe de Estado. Un reciente intento por buscar su libertad, a través de habeas corpus, desató una polémica disputa entre jueces. No salió libre, pero la justicia recibió una avalancha de habeas corpus.

Tras las rejas, Lula se mantiene activo. Comentó el mundial de fútbol para un canal de televisión brasileño; el pasado jueves escribió una columna en Folha de S. Paulo. “Quieren hacerme callar”, dijo.

Aunque su candidatura sea anulada, el PT contaría con 20 días antes de los comicios para elegir a su reemplazo, permitiendo a da Silva seguir en campaña hasta el final y escoger un ‘delfín’ al cual tratar de darle la victoria.

Entre los que podrían recibir esa ‘unción’ está Fernando Haddad, exalcalde de Sao Paolo, y Jaques Wagner, exgobernador de Bahía y exministro.

Mientras, los rivales de Lula ya apuntalan sus candidaturas. Bolsonaro, un excapitán del ejército y actual diputado nostálgico de la dictadura militar (1964-85), prometió “devolver la moralidad” del país con su autoridad, un factor que para él también debe rescatarse para evitar el “peligro del comunismo” en la región. Incluso aseguró promover una legislación para que los brasileños accedan a las armas y ejercer su derecho a la defensa.

Silva, en tanto, en su tercer intento por ganar la presidencia, muestra una cara más liberal, con un estado menos fiscalizador, promotor de la iniciativa privada. Esta exministra quiere acabar con la reelección presidencial.

El centroizquierdista Ciro Gomes, apuntó en combatir los privilegios y limpiar a Brasil de la corrupción. También busca por tercera vez llegar al Palacio de Planalto.

Las convenciones partidarias, que se desarrollarán hasta el próximo 5 de agosto, son una etapa clave en estos masivos comicios que elegirán también a los 27 gobernadores, a los 513 diputados y a un tercio de los 81 senadores, con una primera vuelta el 7 de octubre y el eventual balotaje el 28.

EL ULTRADERECHISTA JAIR BOLSONARO SE LANZÓ A LA CARRERA POR LA PRESIDENCIA

El diputado ultraderechista y excapitán del Ejército Jair Messías Bolsonaro, oficializó el domingo su candidatura presidencial en Brasil, con las encuestas sonriéndole para las inciertas y polarizadas elecciones de octubre.

Su figura pone los pelos de punta a muchos brasileños, pero una parte importante de la población lo ve como un verdadero “mesías”, capaz de rescatar a un país hundido en la crisis política, económica y social y hastiado de los escándalos de corrupción.

Consciente de su gran poder de convocatoria, Bolsonaro, de 63 años, quiere lucir músculo en la convención del Partido Social Liberal (PSL), que lo ungirá como su candidato en un gran evento en Rio de Janeiro, donde forjó su carrera política.

“Tengo gente que me apoya en todo Brasil. Algunos hasta me aman”, dijo la semana pasada este nostálgico de la dictadura militar (1964-85) en Goiás (centro-oeste), donde volvió a prometer la legalización del porte de armas y encendió la polémica al hacer que una niña simulara con sus dedos una pistola.

Bolsonaro, tiene garantizados más votos hoy que ningún otro candidato, a excepción del expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción desde hace cuatro meses, y cuya candidatura será muy probablemente invalidada por la justicia electoral

SIN PERSPECTIVAS LABORALES, JÓVENES PLANEAN IRSE DEL PAÍS

 

Jóvenes se registran en una oficina de búsqueda de empleo, en Río de Janeiro.
Jóvenes se registran en una oficina de búsqueda de empleo, en Río de Janeiro.

Dejar el país de origen para buscar oportunidades en otro es, a nivel mundial, uno de los deseos de los más jóvenes (de entre 20 y 40 años) y mejor formados. Pero esas ambiciones pueden variar según vivan en lugares tranquilos o políticamente inestables. Este último es el caso de Brasil, donde 70% de los encuestados con mayor nivel educativo expresaron sus ansias de instalarse en el exterior.

Esto representa un aumento de 7 puntos en relación a 2014. Los datos salen de una amplia investigación realizada por el Boston Consulting Group (BCG) entre 366.000 personas de 197 países. Los niveles de educación representados fueron: 2% doctorados. 29% masters y posgrados, 38% graduados.

Bautizada “Decoding Gobal Talent”, la encuesta de BCG revela “una disminución” mundial en la corriente de cerebros que quieren mudarse. “De los 50 países más poblados, solo 7 demostraron un interés significativamente mayor que en 2014”. Brasil está incluido en ese grupo; pero también Estados Unidos e Inglaterra reflejaron un aumento en la voluntad de trabajar en el exterior que fue de la mano “con los cambios políticos”.

En el caso de Argentina, el estudio indica una propensión a emigrar menor que entre los brasileños. Menos de 60% confesó su afán de explorar posibilidades laborales en el mundo. En el otro extremo, en la India más de 90% pretendería dejar atrás su tierra.

Los analistas de la consultora internacional dijeron “no sorprenderse” de las razones que incitan a las personas que habitan “países políticamente inestables, a los que el Banco Mundial define como de alta corrupción y bajos derechos políticos”, a abandonar sus hogares. Los especialistas mostraron también que “el desarrollo profesional” fue la respuesta más importante para India y Brasil.

Commentarios

comentarios

Mira también

El aeronave tuvo que regresar al aeropuerto porque el pasajero amenazada con abrir la puerta de emergencia del avión.

Arma escándalo en avión por sentir calor

BOGOTÁ.- Pasajeros de un vuelo de la compañía aérea Avianca en ruta de Bogotá a …