Viernes , noviembre 16 2018
Inicio / Columnistas / Carolina Aranda… ¿ahora qué?

Carolina Aranda… ¿ahora qué?

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Cirilo Ibarra Enciso.
Cirilo Ibarra Enciso.

Rápidamente los negros nubarrones se ciernen sobre el cielo en Mariano Roque Alonso. La administración municipal, encabezada por la liberal Carolina Aranda, avanza a pasos agigantados hacia el abismo, según cuentan. Y no solamente por su inacción, sino porque ya existen fundadas sospechas de repartija de la plata de los contribuyentes.

Ocurre que, a esta altura ya ingresaron a las arcas de la comuna carca de 16.000 millones de guaraníes. Eso informó la propia Municipalidad en un folleto difundido por los 100 días de gobierno.

Pero de esa plata no se habría depositado ni el 50 por ciento y tampoco se sabe de inversiones importantes, pese a que hace tres meses fue declarada emergencia vial. Y justamente ahí estaría la clave, el cuento de la emergencia  habría sido simplemente para tener vía libre y usar en forma discrecional los recursos de la institución.

Carolina Aranda, quien se pasó criticando al anterior jefe comunal, Heriberto Mármol (ANR), por supuesto faltante durante su administración y mostrando el estado de las calles, ahora para muchos el “remedio es peor que la enfermedad”. Y la pregunta ya frecuente de la ciudadanía es… y ¿ahora qué?

Pero conociendo los antecedentes de la actual intendenta, no se podría esperar gran cosa de ella. Y más aún hoy que está rodeada de personas que dejaron pésima imagen en la comuna, en la época en que su correligionario Eduardo Cano Gutiérrez era el intendente.

La Aranda ya tuvo serios cuestionamientos como directora de Recursos Humanos de la Gobernación de Central. Ya fue funcionaria en la época de Carlos Amarilla como gobernador y habría tenido una protección especial en ese entonces.

Cuando dejó ese cargo, asumió su esposo Marcelo Salinas, justamente para evitar la filtración de algunas evidencias de su gestión.

En tanto que Marcelo Salinas, quien intentó varias veces ganar la intendencia, fue descubierto usando irregularmente vehículo del Servicio Nacional de Promoción Profesional (SNPP) y fue acusado también de utilizar el programa de merienda escolar, de la Gobernación, para apuntalar la última campaña proselitista.

Pero hay que decir que la ejecutiva municipal no es la única responsable de la situación que ya se está viviendo. Están los 12 concejales, quienes hasta ahora se mantienen en absoluto silencio y tampoco es extraño eso, porque varios de ellos ya fueron denunciados por inútiles y haraganes.

Y Juan Walberto Zárate (ANR), por ejemplo, quien calificaba a los miembros de la Junta Municipal de “ladrones”, hoy al parecer ya forma parte de ellos. Que tampoco debería sorprender, porque éste personaje fue destituido de la intendencia roquealonseña en el 2008, por supuesto mal desempeño y por los indicios de un alevoso robo durante su administración.

Y así se están yendo las cosas en Mariano Roque Alonso, con una administración ya salpicada por presunto hecho de corrupción y con una Junta Municipal absolutamente incapaz de controlarle a Carolina Aranda. ¡Basta de robar la plata del pueblo!

Commentarios

comentarios

Mira también

A transparentar, no “blanquear”

El pasado miércoles, el presidente Mario Abdo Benítez, por Decreto Nº 492, designó a Carlos …