domingo , agosto 18 2019
Inicio / Editorial / Con la EBY, ¡no jodan!

Con la EBY, ¡no jodan!

Es normal escuchar de boca de nuestros políticos, sobre todo cuando se inicia un ciclo constitucional, que el bienestar de la Nación no tiene color, que apoyarán lo que a ésta convenga, que nos obstruirán proyectos que beneficien al pueblo y practicarán una oposición responsable. Pero nada de esto es verdad, es “puro bola”, como se dice en la jerga popular, tal como se demostró en los últimos años y volverá a corroborarse, según los anuncios, en lo referente al histórico acuerdo de Yacyretá, que los sectores hostiles al gobierno se aprestan a boicotear.

El tema saltó al tapete inmediatamente después que el proyecto de enmienda se dejó sin efecto. La oposición quedó entonces sin discurso, había perdido la brújula, y así se mantuvo durante varias semanas hasta que tomó la línea de ABC Color, como ya es costumbre. ¿Y cuál es ésta? Dinamitar el preacuerdo arribado entre nuestro gobierno y el de la República Argentina, lo que resulta absolutamente descabellado, por decir lo menos.

Mediante el compromiso de las partes, se reducirá la deuda de la EBY de aproximadamente 19.000 millones de dólares (según los vecinos)a  4.080,que serán abonados en el plazo de 30 años, sin intereses y con diez años de gracia; además de una compensación de 1.000 millones de dólares por los territorios inundados y la puesta en marcha de nuevos emprendimientos, los cuales generarán miles de puestos de trabajo.

Se suponía que el grueso de los actores políticos estarían conformes o, a los sumo, formularían cuestionamientos secundarios, considerando que el acta suscrita mejora las condiciones que buscaron negociar anteriores gobierno, sin ser objeto de cuestionamientos. Pero no. Eldiario de Zuccolillo, que hizo del terrorismo mediático su pan de cada día, emprendió una campaña contra lo que calificó como un acto de “traición a la patria”. Acto seguido, cual siervo que toma una pulmonía ante el menor síntoma de resfriado de su amo, los senadores Eduardo Petta (sin partido) y Miguel López Perito (Avanza País), comenzaron a repetir el mismo libreto e impulsaron la conformación de una comisión para estudiar el borrador, aún antes de que éste se convirtiera en proyecto de nota reversal para su  tratamiento en el Congreso, con el evidente propósito de producir un dictamen en contra.

¿Qué objetividad se puede esperar de los mencionados legisladores, cuyas posturas de rechazo al preacuerdo ya fueron ampliamente divulgadas? ¿Acaso alguien puede aguardar una pizca de ecuanimidad de sus demás miembros, como Desirée Masi, más conocida por su “Horacio-fobia” que por otra cosa, o de Miguel Abdón Saguier, que culmina su carrera política secundando a un Efraín Alegre?

Al coro promovido por “Don” Acero, a los efectos que ya sabemos, también se sumó la bancada del Frente Guasu, pronunciándose en el mismo sentido de sus antiguos aliados. Ahora exigen a la Argentina lo que ni lo insinuaron cuando fueron gobierno y su aliada Cristina Kirchner era presidente del país vecino, lo que nos lleva a presumir que se trata de “un saludo a la bandera”, con el solo fin de recuperar terreno en el campo de la izquierda.

Solo resta saber qué hará el bloque de senadores compuesto por la disidencia de la ANR. Si se suma a esta nueva aventura contra los intereses paraguayos, contrariando una vez más la línea del gobierno colorado y de su partido, o si obra correctamente y aprueba un acuerdo beneficioso para la patria, sin por eso renunciar a la montaña de críticas que tiene hacia el Ejecutivo.

En principio, las perspectivas no se muestran nada alagueñas, pues la irracionalidad parece haberse adueñado definitivamente de la práctica política opositora, así como el servilismo hacia un personaje de la calaña de Zuccolillo. Pero tanto fanatismo, tanta falta de madurez e inteligencia, son inadmisibles cuando están en juego los intereses de millones de paraguayos, por más que relancen sus camapañas de amedrentamiento y chantaje, como en el caso de la enmienda, ante las cuales esta vez no hay que ceder ni un milímetro.

Commentarios

comentarios

Mira también

Nadie en el arco

La cuestión de la firma del acta entreguista de Itaipú desató un “paquete” de hechos …