Lunes , noviembre 19 2018
Inicio / Editorial / Cuando el bien común importa un comino…

Cuando el bien común importa un comino…

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Entre los cooperativistas que no quieren pagar el I.V.A y los vecinos que protestan contra el Metrobús, realmente no sabemos con quién quedarnos.

Los primeros son tan caraduras que hace tiempo empezaron sus “protestas fashion”, cerrando avenidas importantes en horas pico, causando un caos fenomenal, soportado con paciencia de Job, por los automovilistas, que en cualquier otra parte del mundo los habrían corrido a bocinazos y empellones.  Que se vayan a joder a otra parte.

Realmente, uno se pregunta cómo se atreven a molestar a los demás enarbolando una causa tan injusta como la que pretenden perpetuar, es decir no pagar el IVA, como cualquier hijo de vecino, so pretexto, de que las cooperativas son entidades solidarias, sin fines de lucro y sarta de sandeces conexas. En realidad, quieren mantener un privilegio indebido que se les concedió en mala hora para promocionar la creación de este tipo de asociaciones, pero nada más. Así como están las cosas ellos son ciudadanos de primera, que no deben pagar este impuesto y el resto, ciudadanos de segunda, que tienen que “ponerse” y se acabó la historia.

Esta es su “causa”. Y con esta razón tan impopular se atreven a cerrar rutas y ¡¡¡la gente los tolera!!! Increíble, este país es divino como decía el recordado Sotero Ledesma.

Los segundos son los puercos, nos disculpan el término, frentistas de la avenida Eusebio Ayala, principalmente. Basta darse un paseíto por el sitio para ver lo desastroso de sus veredas sucias de basuras, con aguas servidas, canaletas rotas, olor nauseabundo y vehículos estacionados cómodamente sobre las veredas.

Por supuesto que no van  querer alterar estas reglas del juego que suponen la ley del embudo: Para mí lo ancho para ti lo agudo. Estos son directamente chantajistas, extorsionadores que están buscando beneficios indebidos con este proyecto que resultará una maravilla para el ciudadano de a pie, el que tiene que viajar en colectivo todos los días desde las ciudades aledañas a la capital. A ellos esto les importa un corno. Y ayer, estos caraduras, cerraron la avenida Eusebio Ayala, los dos carriles, a la altura del viaducto de Madame Lynch, en el horario de mayor tráfico de autos. Se produjo un embotellamiento descomunal y todo el mundo nervioso, aguardando en el auto que estos vándalos- eso es  lo que son-  franquearan el paso a los vehículos. Nadie se bajó a apostrofarlos o a sacarlos a empellones que es lo que merecían. La Policía por supuesto, brilló por su ausencia ya que saben bien que si utilizan la fuerza, les saltarán encima las organizaciones de derechos humanos denunciando la “represión salvaje”.

De pronto que sólo se lo ve al gobierno impulsando estos planes que son de primera importancia para toda la ciudadanía. Encima con un Parlamento atento para obrar con displicencia y estropear planes de bien común, de lo más serios.

En fin, a aplicar el IVA cuando antes a los señores fashion que no son, pese a lo que ellos creen, ciudadanos de primera. Y a construir el Metrobús cuanto antes,  a como dé lugar. Que los avivados instigados por ABC Color, metan violín en bolsa y dejen que el país progrese en paz.

Commentarios

comentarios

Mira también

Petropar causa dolor y vergüenza

Desde hace mes y medio, aproximadamente, la cotización internacional del petróleo viene registrando una tendencia …