Jueves , abril 19 2018
Inicio / Columnistas / Cuando las mentiras tienen patas cortas

Cuando las mentiras tienen patas cortas

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

Hace 5 años, en ésta misma época, en plena campaña proselitista, los liberales estuvieron “a la carga” desparramando promesas y cuentos sobre supuestas grandes obras ejecutadas durante los gobiernos de Fernando Lugo y Federico Franco.

Sin embargo, las mentiras tienen patas cortas y en poco tiempo se descubrieron que sus presuntas multimillonarias inversiones en infraestructuras viales no fueron otra cosa que la “tragada” de ponchadas de dinero del pueblo.

En esas mentiras y “maniobras” estuvieron involucrados el candidato a presidente, Efraín Alegre, el mismo Fernando Lugo, el entonces ministro de Obras Públicas, Salyn Buzarquis, y el propio Federico Franco, quien ejerció la presidencia por un poco más de un año. Y fue la época de mayor despilfarro de los recursos del Estado, lo que demuestra que los “impolutos” liberales son como garrapatas y uno de ellos hoy quiere ser presidente. Dios nos guarde y libre.

Pero los ciudadanos no comen vidrio, el día de las elecciones con sus votos volverán a evaluar sus obras y será un nuevo rotundo fracaso de Alegre, como ya había sucedido. Esas obras ya no sirvieron para los votos en las elecciones del 21 de abril del 2013. No alcanzaron por suerte, por lo que un liberal (Efraín Alegre) no llegó a la presidencia de la República.

En aquel entonces se conoció la famosa ruta de la mentira, caso en el que Alegre fue denunciado por varias irregularidades, como así de posibles multimillonarios robos en el Ministerio de Obras Públicas. Se destacaron “las grandes obras” inservibles en las calles de varias ciudades del país.

Dejaron varias calles de aquellas comunidades con ligeras capas asfálticas, las que muy pronto fueron destruidas, o desaparecidas. Pero previamente los liberales llegaron hasta el Parlamento, a las gobernaciones y a las juntas departamentales y presentaron esas pavimentaciones como “caballito de batalla” para pedir votos.

Y lograron muchísimas adhesiones, pero no fueron suficientes y menos cuando no pueden mentir con sus presuntas inversiones. Ya en aquel momento, al recorrer las ciudades del departamento Central se constataron sus falsedades. En Luque, San Lorenzo, Fernando de la Mora, Mariano Roque Alonso, Limpio, entre otras, se observa el estado calamitoso de aquellas calles asfaltadas, a través de los convenios entre el Ministerio de Obras Publicas y las municipalidades.

Las ligeras capas negras se convierten hoy pedazos desparramados y arrastrados por los caudalosos raudales durante las torrenciales lluvias de los últimos tiempos.

Otras arterias están minadas de baches, ya muy peligrosas, porque cualquier conductor ingresa con mayor confianza en una vía asfaltada, pero de repente se encuentran con los destrozos.

Pero a pesar del rotundo fracaso de Efraín Alegre, hace 5 años, porque no prendieron sus mentiras, algunos inútiles liberales ganaron igual, como el caso de Blas Lanzoni, quien fue electo gobernador de Central. Este haragán y turista fue uno de los beneficiados con las inservibles obras del gobierno liberal y ahora de la mano de Efraín llegará al Senado.

A pesar de haber sido una gran decepción en la Gobernación de Central, vuelve a presentarse ante la ciudadanía pidiendo votos y es evidente que tendrá los suficientes para volver al Parlamento y desde ahí impulsar de vuelta algunos negociados que seguramente quedó pendiente por ahí. Podría volver a “trabajar” con su proyecto saneamiento del Lago Ypacaraí. Al parecer buena tajada obtuvo ahí con los empresarios coreanos, con quienes en poco tiempo iba a lograr la recuperación total de este gran espejo de agua. Fue la gran mentira del otro liberal “traganini”.

Y volviendo al fracasado e inútil Alegre, ya no sabe cómo mentir y realiza su campaña viendo defectos de los demás. Y lo peor, tiene miedo hasta de su sombra y por algo debe ser. Ahora sale con el cuento de que se prepara algún “plan malévolo y anticonstitucional”, para derrotarlo.

No hace falta, este personaje no es querido ni en su partido y perderá como en la guerra, por segunda vez. Ya nadie creerá en él y menos cuando se presenta como persona de bien y pide que no se recurra a las ofensas gratuitas y hasta pide que no se le adjudique hechos delictivos no probados.

Por cierto, nada fue probado hasta hoy ante los tribunales, pero eso no significa que no haya robado, pero lo cierto y concreto es que existen contundencias. Se pagaron por obras nunca realizadas y otras por las que se pagaron muy caro y no sirven. Y sobre esas cosas el pueblo ya tiene su veredicto y en las urnas del próximo 22 de abril lo demostrará que sabe muy bien quien es Efraín Alegre y qué hizo.

Así que “señor” Efraín basta de jugar al “hombre de bien”, demasiado se lo conoce y con ese cuento ya no podrá convencer a nadie. Correr a tiempo no es cobardía y tal vez pueda poner en vigencia en las próximas elecciones aquel dicho “soldado que huye sirve para otra batalla”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Cerro Porteño ya fijó los precios de las entradas para recibir al 3 de Febrero, en la Nueva Olla.

Fijan precios de entradas para recibir al 3 de Febrero

ASUNCIÓN.- La directiva azulgrana ya estableció los precios de las entradas para el partido contra …