Lunes , septiembre 24 2018
Inicio / Columnistas / De imposturas y contradicciones

De imposturas y contradicciones

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: José Rojas
Por: José Rojas.

Las imposturas políticas que plantean las cabezas de movimientos opositores y disidentes que pretenden congraciarse con sectores de la sociedad y ganarse así el favor del voto en las próximas elecciones terminan generalmente en arrumacos entre ellos mismos y sin resultados que sirvan a esa sociedad y menos a sus intereses porque no trasciende. Acaban en páginas de diarios. Aspavientos que pretenden convencer que provienen de una oposición responsable y democrática. Comienzan levantando expectativas y acaban con sendas contradicciones y son varios los ejemplos de ello.

Todos los movimiento giran sobre un solo eje; una sola protagonista en casi todas las escenas de estos grupos es la misma: Desirée Masi; senadora opositora que en cada intervención actúa mas como esposa que legisladora, sobre todo cuando sus dardos van dirigidos a Horacio Cartes; roles de esposa-legisladora que al parecer la confunden y conducen a escenarios contradictorios; pero siempre con el mismo objetivo. Sus principales adherentes, sus corifeos son los de siempre; los que hacen llamar líderes de la disidencia colorada.

Y para lograr su objetivo no importa con quien aliarse así sea con uno de los exponentes más puros del stronismo; régimen que la persiguió, la oprimió y hoy por incluir en su léxico las palabras democracia y pueblo ya entendió que no es necesario asumir la herencia de infamia. Es lo que eligió Masi para ‘defender’ sus postulados. Postura tan contradictoria como inexplicable.

Criticó el veto del Poder Ejecutivo al Presupuesto General de la Nación 2017, lo calificó de inconstitucional porque no cumplía, según su interpretación -en su rol de ministro de la Corte- con los requisitos establecidos en la Carta Magna. Convencida del poder que cree tener la llevó a entender que puede suplir el papel de la Corte Suprema de Justicia para sentenciar de inconstitucional.

No tardó en darse cuenta que estaba entrando en un pantanal y antes que le llegue barro al cuello se sacudió e “invitó” al diálogo, pero puso condiciones. Nuevo fracaso.

Ella misma cayó en lo que horas antes condenó de inconstitucional, o peor; propuso negociar la Constitución para darle legalidad a los Bonos Soberanos. Redundancia porque esos bonos ya tienen esa categoría y no necesita de su intervención.

La senadora Masi, dura e inflexible congresista, defensora de los derechos de la ciudadanía rechazó los bonos porque no podía permitir seguir endeudando al país. La férrea defensa duró algunas horas; pues al final se manifestó dispuesta y ordenó a sus subalternos, Mario Abdo Benítez, Silvio Ovelar y otros que flexibilicen posturas. Mas tarde de nuevo dio un giro y amenazó a todos los diputados con demandas si aceptaban la postura del Ejecutivo. ¿Serán éstas muestras de un nuevo esquema de construir democracia? ¿Entiende la legisladora que ella, solo ella, puede concentrar poderes de la Corte y del legislativo, y si Cartes le deja, también lo hará del Ejecutivo?

Esta oposición está jugando sucio al país, cuyo fin es destrozar cualquier plan de desarrollo por el solo hecho de ser propuesta del gobierno y buscar así desacreditar a Cartes, sin importar los efectos perniciosos que dejarán ese tipo de oposición. El objetivo es destrozar a Cartes, no importa cómo.

Aquí no hay oposición democrática, sino ‘oposicionismo oportunista’ ávidos de poder y para ello arriesgan incluso políticas de Estado contra la pobreza. Prueba de ello el aumento de salarios a médicos y docentes, que para cubrirlos se iba a reprogramar recursos de programas sociales. Cayendo en lo mismo que cuestionaban; con aumentos siderales a médicos amigos; universidades dirigidas por amigos. Tratos apu´a para ganar votos.

No acaba ahí, la trinchera parlamentaria amenaza con un año aún más duro y ya lanzaron sus primeros misiles, esta vez de largo alcance, advierten a posibles compradores de los bonos porque estos papeles no serán legales; interpretación versión Masi.

Se ingresa lentamente en un año que tendrá un elevado componente electoral; la ciudadanía no se traga movimientos como los que la oposición y disidencia colorada ejecutan.

Es saludable para la democracia una oposición responsable, algo que es perfectamente compatible con la defensa firme de principios, valores y políticas que forman parte del republicanismo; sin mezclas de actitudes de esposa y legisladora. De otra manera los votos pasarán la factura. ¿Será que lo entienden?

Commentarios

comentarios

Mira también

Algo fantástico, el pueblo está rodeado por grandes espejos de agua, de los esterales del Ñeembucú

Guazú Cuá, antiguo pueblo del sur que se resiste a “desaparecer”

El municipio de Guazú Cuá, uno de los 16 que conforman el departamento de Ñeembucú, …