Lunes , diciembre 10 2018
Inicio / Editorial / ¡Dejen en paz al Metrobús!

¡Dejen en paz al Metrobús!

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

El Metrobús es un emprendimiento de impacto nacional. Sus beneficios serán incalculables para una gran masa de ciudadanos que utiliza el transporte público. Les cambiará totalmente y absolutamente la vida.

La envergadura del proyecto,  que ya no es tal, sino una obra en plena ejecución, es enorme, para tener una pálida idea de lo que movilizará se tiene que anotar estos números: Más de 300.000 pasajeros por día, unos 12.000 por hora, calculados por el MOPC. A raíz de los problemas que se tuvieron estas cifras podrían variar para abajo, pero no substancialmente.

El Metrobús existe y es sumamente útil en todos los lugares del mundo. Las grandes ciudades lo tienen, de todo tipo, saturados siempre de gente que viene y va, son bien visibles, coloridos, vehículos articulados que circulan velozmente entre una estación y otra. El tiempo que ganan los pasajeros con este tipo de transporte que tiene sus propias vías de circulación, es asimismo extraordinario. Un emprendimiento de alta modernidad sin duda, aunque ya está en uso en varios países del planeta, desde hace varias décadas.

Es cierto que la versión paraguaya tuvo algunos problemas con la constructora extranjera a cargo de los trabajos. El atraso fue considerable hasta que ahora, hace poco tiempo, el MOPC tomó las riendas del asunto y todo va mejor. Se trabaja hasta en turnos nocturnos  por lo que el ritmo ya es enteramente aceptable.

Desde el primer minuto que se anunció el Metrobús, el nunca bien ponderado diario ABC, empezó a tirotearlo. Al poco tiempo se desveló el verdadero motivo: Zuccolillo, cuándo no, tenía una propuesta alternativa de tren elevado que le daría pingues ganancias, al ser él el promotor, el financista y el “vendedor” del tema. No se le aceptó y todo siguió adelante…pero ahora bombardeado inmisericordemente por el diario ABC de su propiedad.

Por supuesto se recostó inmediatamente en los “frentistas” a quienes azuzó día y noche para que patearan contra los trabajos. Patrocino todo tipo de acciones de manera totalmente desembozada y éstos por supuesto lo siguieron, pensando solamente en sacar unos pesos de la situación.

Los “frentistas” de cerca de Pettirossi fueron  los primeros en salir a la calle. Que se iban a afectar sus veredas… que la gente no iba a poder acercarse a hacer sus compras, etc. Uno miraba sus veredas, por las que reclamaban y estaban un asco, rotas y llenas de ríos de cloaca, que nadie en su sano juicio se animaba a afrontar.

Y así en cientos de casos a lo largo del trazado del vehículo en cuestión.  Lamentablemente la demora en los trabajos les dio la razón, en esta única ocasión, a quienes reclamaban al Estado ¡cuándo no! que se les pagase por las utilidades caídas.

En fin.

Ahora ABC los está instando a denunciar al Metrobús ante el financista internacional, el BID. Vaya atrevimiento. Estamos todos locos. Por supuesto lo único que lograrán es hacer un papelón donde nuestro país saldrá mal parado. Pero no les importa nada el Paraguay y los paraguayos. Así Zuccolillo podrá mantener viva la esperanza de hacer el tren elevado, con el que sueña antes de morir.

Es hora de que se deje en paz al Metrobús. Ya está reencausado. El MOPC debe hacer oídos sordos a reclamos egoístas y desorbitados que no miran el bien común.

Terminarlo cuanto antes debe ser la consigna de la hora. Luego llegarán los aplausos y terminarán estos cantos de sirena.

Commentarios

comentarios

Mira también

Oportunistas y haraganes

Desde sus orígenes fue un  gran engaño. Una estafa nacional. Un supuesto impoluto obispo que …