Jueves , noviembre 22 2018
Inicio / Editorial / Del “viejo oeste” al nuevo Este

Del “viejo oeste” al nuevo Este

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Cuenta cierta leyenda urbana que cuando Ciudad del Este, hace décadas atrás, era la meca de todo tipo de negocios, generalmente irregulares, se llegó un aduanero de nivel secundario y empezó a “recaudar”, como lo hacían todos. Entonces fue encarado por un periodista quien le censuró su proceder. Por toda respuesta el hombre le dijo…”ehejamína she ta ñe armami avei, ha upéi taja”. (Dejá na que yo también gane un  poco de plata y luego ya me voy”…

Esa ciudad del Este que parecía  más bien el “viejo oeste” va desapareciendo cada vez más, por imperio de múltiples circunstancias.

Las constantes subas y bajas del real con  respecto al dólar y al guaraní, los “cerrojos” que periódicamente imponen los “irmaos” brasileros, etc., pero sobre todo porque los tiempos han cambiado. La época de oro de la corrupción en el Paraguay, los tiempos de la dictadura, se han ido definitivamente, aunque al parecer no tanto, dada la emergencia de los cínicos (Mina dixit), “Colorados Añetete”, capitaneados nada menos que por el hijo de “Don Mario” eterno “secre” de Stroessner, aquel de las bromas populares.

Pero en realidad confiamos en que la tragedia no se repita y estos personajes vuelvan  al basurero de la historia, de donde nunca debieron salir.

El gobierno actual escucha, mira, ve, estudia, la situación  de Ciudad del Este y toda su área de influencia.  Y se van tomando decisiones importantes que alimentan el sueño de otra época dorada,  donde la región se convierta nuevamente en el principal polo de desarrollo del país.

Se está logrando de a poco, aunque todavía falta, la tan mentada “reconversión” de las actividades de la zona. Pasar de la famosa “triangulación” a la instalación de ciudades industriales y de servicios. El tema de la maquila, por ejemplo. Todo un suceso, fantástica ocupación  de mano de obra, quizás el acertijo más terrible que tienen entre manos los gobiernos actuales. Hay trabajo, y la demanda va a crecer sostenidamente, según todos los pronósticos.

El Gobierno Nacional debe seguir cuidando lo que pasa en CDE. Los temas impositivos son un  reclamo permanente del empresariado. El sector privado y los profesionales instalados en la zona, deben portarse asimismo a la altura de las circunstancias. Los vientos son  favorables ahora, a aprovecharlos al máximo. Se viene incluso la época de los grandes negocios, como las fiestas de fin de año, vacaciones, etc.

Se está anunciando en estos momentos un evento al que habría que darle la máxima relevancia. Se trata de un “conversatorio” entre los representantes de las fuerzas vivas de la zona, con el objetivo de ajustar los datos sobre la actual situación y las perspectivas para el 2018. Está previsto para el próximo 16 del corriente.

En el encuentro se pretende compartir información sobre la incidencia de grandes economías en el precio de los commodities, el crecimiento de la región, la conducta de la economía brasileña y argentina con el respectivo impacto en Paraguay.

Lo dicho. En CDE y sus ciudades satélites se viven tiempos de bonanza. Y si se siguen haciendo bien las cosas, ese progreso podría afianzarse definitivamente. No se debería esperar nomás que el “gobierno haga todo”. Los empresarios su parte y la ciudadanía también.

¿Cómo Juan Pueblo puede aportar soluciones?, se preguntarán muchos. Es sencillo…sabiendo elegir a las próximas autoridades del país…votar a quienes le den continuidad  a este proceso y no a quienes obrarán como el famoso cangrejo… que camina para atrás.

Commentarios

comentarios

Mira también

Bestias, ¡a su país!

Una rara mezcla de estupidez y corrupción sale a la luz como los géiseres (ybú, …