Viernes , octubre 20 2017
Inicio / Impreso / Desirée y el “grupete” siempre actuaron como una gata flora

Desirée y el “grupete” siempre actuaron como una gata flora

La senadora, Desirée Masi. Foto. Archivo.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

ASUNCIÓN.- El incidente provocado por Desirée Masi, ofendida porque Gustavo Alfonso la trató de “gata flora” no fue más que un show más de los muchos a los que nos tienen acostumbrados ella y sus socios del grupete. Lo cierto es que el “gataflorismo” político está muy bien definido por el periodista argentino Hernan Dearriba, que escribió un artículo sobre el tema ya en el 2013.

Es cierto que lo primero que se piensa cuando se escucha hablar de la gata flora es que se refiere a una mujer bastante indecisa en sus cuestiones sexuales. Sin embargo, el término, a nivel general, refleja lo cambiante que puede llegar a ser una persona ante determinadas situaciones. En materia política, Dearriba define la característica como la “necedad de oponerse rabiosamente, sin importar las causas, los costos y las consecuencias para el país. Simplemente por estar en contra”.

¿Alguien puede dudar acaso de que esta definición describe sin lugar a dudas a senadores disidentes y opositores que desde el inicio del mandato de Horacio Cartes, y aprovechando una mayoría coyuntural en la cámara hicieron de todo para impedir que los proyectos de gobierno llegaran a buen puerto, al solo efecto de perjudicarlo, sin importar que eso pudiera tener graves consecuencias para el pueblo?

A nadie le interesa la vida privada de Masi, ni siquiera a Alfonso. Pero es indudable que esta señora, altanera, prepotente y siempre dispuesta al show, tiene todas las condiciones de una gata flora cambiante y con actitudes que hoy pueden ser radicales si son impulsadas por sus enemigos, y mañana complacientes si los actores son sus compinches.

Así que pretender encuadrar lo ocurrido en la última sesión del Senado en el marco de la permanente “guerra de los sexos” que algún sector asegura que existe, es mal utilizar una lucha respetable y justa como la de las feministas y la igualdad de oportunidades de ambos géneros.

Pero hay más. Con la definición del periodista argentino, Mario Abdo Benítez, Efraín Alegre, Adolfo Ferreiro, Juan Carlos Galaverna y otros grandes “héroes” de la política criolla no son más que gatas floras encubiertas, empecinadas en oponerse a todo lo que haga el gobierno de Cartes, sin importar que los resultados pudieran beneficiarnos a todos

Commentarios

comentarios

Mira también

Foto ilustrativa.

WhatsApp lanza función que permite compartir la ubicación en tiempo real

WASHINGTON.- WhatsApp ha anunciado a través de su blog el lanzamiento de una nueva función …