martes , septiembre 17 2019
Inicio / Impreso / Desirée lidera un equipo que no es precisamente el de “los fantásticos”

Desirée lidera un equipo que no es precisamente el de “los fantásticos”

“El cuatrinomio de oro”, (de izquierda a derecha) Guillermo Duarte Cacavelos, Carlos Arregui, José Casañas Levi y Rafael Filizzola, con quien comanda el equipo, Desirée Masi.

El círculo íntimo de Desirée Masi, todos miembros del Partido Democrático Progresista (PDP) y candidatos a diputados o senadores, no son precisamente virtuosos defensores de la Justicia, tal como intentan presentarse. Desde su presidente, Rafael Filizzola, pasando por José Casañas Levi, Carlos Arregui y Guillermo Duarte Cacavelos, tienen antecedentes no muy claros en su gestión pública. El caso Duarte Cacavelos, “candidato estrella” de Masi, acabó por demostrar definitivamente la verdadera pretensión del partido familiar; el de afianzar el manejo de la Justicia con la integración de un equipo para predisponer a ella al capricho del grupo. La credibilidad del PDP ya estaba en entredicho desde el mismo instante de estar presidido por Rafael Filizzola, que viene chicaneando su juicio oral por la compra sobrefacturada de helicópteros.

ASUNCIÓN.- Bajo la batuta de Desirée Masi funcionan José Casañas Levi, como asesor de Eduardo Petta en el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados; Guillermo Cacavelos, ejecutor y chicanero en tribunales, y por detrás la protección política de la senadora desde la Cámara Alta. Se suma Carlos Arregui, cuestionado por meter mano durante su gestión como fiscal en casos que involucran a políticos colorados. A estos se suma Rafael Filizzola, marido de Masi e imputado por lesión de confianza. Los cuatro integran un “cuatrinomio” cuyo objetivo es mantener preso a sus caprichos políticos a la administración de Justicia.

Desde la cabeza misma del PDP pierde consistencia ciudadana y carece de credibilidad pues su presidente es Rafael Filizzola, objeto de investigación por una serie de irregularidades en su época de ministro del Interior de Fernando Lugo.

Una serie de cuestionamientos acosa a las gestiones de Masi y una de ellas es “su hipócrita oposición. Desirée se pasa hablando y no es capaz de hacerse una autocrítica”, dijo Eduardo González, apoderado del Partido Colorado. Lo único importante es salvar a su esposo de la cárcel.

El delfín de Masi, Guillermo Duarte Cacavelos y “candidato estrella” para el Senado, destapó una trama siendo parte de los denominados tráficos de influencias para torcer la Justicia; demostrando así ser parte importante del engranaje del manejo de la cúpula del PDP.

Duarte Cacavelos también lleva la defensa del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), por el caso del 31M, en la cual su principal argumento fue el cruce de llamadas entre autoridades gubernamentales, civiles y policiales, como prueba de que existió una orden de asesinato. La publicación de su fluido cruce de llamadas con Fernández Lippmann, cambió radicalmente su opinión  sobre el particular.

Sin embargo, este ciudadano es solo una parte de un frondoso equipo de abogados que bien instruidos y en puestos claves generan fuertes presiones en la Fiscalía y magistratura, incluso, en la Corte Suprema de Justicia.

Quedó demostrado que el candidato estrella era uno más en la rosca de llamadas al secretario de Óscar González Daher.

Masi sigue sin digerir esta situación y solo atinó –hasta el momento- a  amenazar al periodista de Última Hora que publicó el “desliz” de su número 2 en la lista para el Senado.

Las fuerzas políticas opositoras al PDP ahora exigen el mismo trato que se dispensó en el caso González Daher, el de sacar de la lista a Duarte Cacavelos antes de las elecciones o someterlo a juicio político en caso que ingrese al Senado.

Commentarios

comentarios

Mira también

Duplicación de rutas 2 y 7: pagan US$ 798.000 por indemnización

CAAGUAZÚ.- Para avanzar con el proyecto de duplicación de las rutas 2 y 7, en …