Miércoles , noviembre 14 2018
Inicio / Impreso / Desirée protege a ministro que cajonea causa contra su marido

Desirée protege a ministro que cajonea causa contra su marido

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

César Garay es uno de los tres ministros de la Corte acusados por los diputados por varios delitos. Es también quien tiene cajoneado un expediente que involucra a Rafael Filizzola -el marido de la senadora Desirée Masi- en un negociado con helicópteros. Y Masi es una de las principales opositoras al enjuiciamiento que se ha iniciado la semana pasada. No es la única que tiene intereses personales en este tema que ha sido utilizado para negociar con la Justicia.

ASUNCIÓN.- La mayoría de los que se oponen al enjuiciamiento de los ministros Garay, Sindulfo Blanco y Óscar Bajac, tiene alguna cuenta pendiente con la Justicia y ha decidido salvar a los acusados a fin de que estos les “ayuden” a que sus causas sean archivadas o anuladas. Así que esa historia de que no quieren ser títeres de Horacio Cartes ni permitir que el Ejecutivo cope la Corte Suprema de Justicia, o que no es justo que solo sean tres los enjuiciados y que la misma suerte deben correr también los otros seis ministros no es más que eso, historia.

La senadora Desirée Masi y su marido Rafael Filizzola.
La senadora Desirée Masi y su marido Rafael Filizzola.

Lo único cierto en todo esto es que la gran mayoría de los 18 senadores que van a impedir que Sindulfo Blanco –el primero en ser juzgado- sea condenado y separado del cargo el próximo 27 de abril, blanquearán a los tres acusados, porque con eso conseguirán que los ministros sean mucho más complacientes con sus causas.

Este es el caso obvio de Garay. Resulta que la Fiscalía ha pedido que él y Blanco se aparten del caso que investiga un negociado con helicópteros en el que está imputado el exministro del Interior del gobierno de Fernando Lugo, Rafael Filizzola. El motivo era que podían surgir situaciones sospechosas al estar ambos sometidos a juicio político. Y de hecho es lo que ocurre en este momento.

El expediente quedó en poder de Garay, quien debe decidir si rechaza la recusación o se aparta del caso. Pero no es que recibió el caso hace dos días, sino en noviembre del año pasado, hace 5 meses. Y muy convenientemente decidió meterlo en el fondo más oscuro de algún cajón de su escritorio, por lo que todo el proceso está parado.

Como no somos mal pensados decimos que la decisión de Desirée Masi de que su bancada del PDP no apoye el enjuiciamiento ni de Garay ni de ninguno de los otros (para disimular), es total coincidencia y no tiene nada que ver con el favorazo que el ministro acusado le está haciendo a su marido.

En realidad sí somos mal pensados y estamos convencidos de que no hay ninguna casualidad en todo esto, lo que demuestra que la oposición al juicio político es un gran negociado.

Commentarios

comentarios

Mira también

Promueven campaña por una Navidad sin violencia

ASUNCIÓN.- El próximo 2 de diciembre, en la Costanera de Asunción, adultos se unirán para …