lunes , septiembre 23 2019
Inicio / Impreso / Dios los cría…

Dios los cría…

Natalia Fretes Mercado posa junto a Rafael Filizzola (i), el ministro Óscar Bajac y su pareja, Atilio Alegre (d); todos fuertemente cuestionados por supuestos hechos de irregularidad.

En el despacho de Óscar Bajac, ministro de la Corte acusado por la Cámara de Diputados por varios delitos se encontraron Rafael Filizzola, imputado por lesión de confianza y Natalia Fretes Mercado, sospechosa de haber amañado licitaciones en Itaipú, junto con su pareja sentimental, Atilio Alegre, acusado de lo mismo. Todo para celebrar el juramento de la mujer como nueva abogada.

ASUNCIÓN.- Cualquiera diría que se trata de una película de humor o de terror, dependiendo del enfoque de cada uno. Si tenemos en cuenta que el despacho de un ministro de la Corte Suprema de Justicia debería tener un halo de santidad y pureza, no tocado por nada que pudiera estar sucio y corrupto, ninguno de ellos podía estar allí, ni el mismo Bajac!

La señora Fretes Mercado tardó bastante en terminar la carrera de Derecho, pero por el camino parece que aprendió muchas “vivezas” que le servirán de mucho en la profesión. Resulta que mientras estudiaba sin prisas ni sofocos, aprendió a amañar millonarias licitaciones y contratos directos en Itaipú, para lo cual tuvo como compinche y fiel escudero a su mismo marido. Total, la caridad comienza por casa.

Pero ella no está sola en esta quijotada de conseguir chanchullos a como dé lugar. Parece que es muy cercana al exministro del Interior de Fernando Lugo y marido de la senadora verborrágica Desirée Masi. Lo que no sabemos es quién es el maestro y quién el alumno entre ambos, ya que algunos dicen que Filizzola parece Flecha Veloz a la hora de conseguir ventajitas.

Pues bien, en el tiempo libre que le dejaban sus negocios, Fretes Mercado terminó la carrera de leguleya, pero no quiso saber nada de jurar como cualquier hijo de vecino por lo que recurrió a su amigo Filizzola, quien, a su vez recurrió a su amigo Bajac y le pidió el favorcito especial de que hiciera jurar a la muchacha en privado, a puertas cerradas y en su despacho de ministro.

Y así fue. Se juntaron los 4, incluido el príncipe consorte, y allí nomás se montó el circo. Hay gente con la que la caradurez llega a puntos insospechados. Nadie se hubiera enterado de nada si no fuera porque la nueva abogada lo publicó en las redes sociales, con fotos bien nítidas de los participantes de este entuerto.

En un país serio, donde la Justicia fuera cosa seria, estos 4 personajes estarían procesados e identificados como delincuentes. Aquí no. Aquí siguen siendo autoridades a pesar de todas las evidencias en contra.

Commentarios

comentarios

Mira también

Empiezan movilizaciones por el tema Presupuesto: Funcionarios de Clínicas harán huelga a partir de mañana

ASUNCIÓN. Como ocurre siempre en esta época del año, cuando el Parlamento empieza a analizar …