Miércoles , noviembre 21 2018
Inicio / Columnistas / Dirijamos nuestra mente hacia los más nobles ideales

Dirijamos nuestra mente hacia los más nobles ideales

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

 

Telmo Ibáñez.
Telmo Ibáñez.

Coincidente con la Pascua de Resurrección, los incrédulos y los pocos optimistas fueron sacudidos por un hecho histórico, un niño no vidente ingresó al ranking nacional e internacional como ajedrecista, se trata de un adolescente normal como cada uno de nuestros hijos o hermanos, pero con una gran autoestima para superar hasta su propia ceguera, así como otras limitaciones que ésta dificultad física conlleva.  

Jesús Barrios Chamorro, nacido un 24 de diciembre del 2001, fue el mejor regalo de Navidad para la familia Barrios-Chamorro, pero al poco tiempo empezó un largo periplo que significó el temprano viaje al exterior por salvar la vida de “Jesuscito”, el esfuerzo de padres y allegados valió la pena, las bendiciones del Padre Celestial se asociaron a los avances médico-tecnológicos para disfrutar hoy de un excelente estudiante, ajedrecista, futbolista, músico, vocalista y precoz locutor.

Este fenomenal niño demuestra a toda la sociedad paraguaya y mundial que nada es imposible cuando uno se decide y con mucha dedicación emprende sus sueños, a partir de sus estudios primarios,  como su posterior interés en la música, el arte, el fútbol y el deporte ciencia -el ajedrez- fueron las motivaciones especiales que sintieron sus padres y demás familiares para apoyar a brazo partido  a Jesuscito.

No conviene llenar de alabanzas a los niños, pero un incentivo más no perjudicará a nadie que desde las penumbras ilumina su mente para transmitirnos las infinitas posibilidades que nos brinda la vida, nada mejor que ilustrarnos con ejemplos tan concretos y prácticos como los de sus recientes obtenciones para remangarnos y motivar a nuestros allegados a fin de lograr sus objetivos.

Jesús no es el único no vidente que triunfa en la vida, sobran ejemplos en el país y el mundo, así como otras personas con dificultades físicas o limitaciones mentales. Todos somos iguales, tenemos un mismo cerebro, la diferencia está en la mente, en los sueños, los objetivos que nos trazamos a partir de los incentivos que generalmente parten de la misma familia.

Este niño pródigo con tremenda fuerza de voluntad ante sus limitaciones físicas practica con un tablero especial con ayuda de entrenadores y otros ajedrecistas quienes le dictan las jugadas, además entrena con el sistema skype, por el tacto determina rápidamente las piezas por sus formas y complementa con un tablero especial con sistema braille.

Este fenomenal niño no solo practica ajedrez, además asiste normalmente a clases, se trata de un alumno con calificaciones excelentes, igualmente recibe el asesoramiento en el Centro Luz y Esperanza de Concepción, practica fútbol de salón, ejecuta la guitarra, es vocalista y gusta de la locución, aunque no definió la carrera que estará siguiendo pero asegura que se graduará como universitario.

Hoy por hoy este chico de 14 años se ubica 6° en el Ranking de Jugadores Nacionales Sub 16 y número 139° del país por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), luego de participar del primer torneo IRT válido para el ELO FIDE, recibe un trato preferencial desde la Secretaría Nacional de Deportes, con el MI Ricardo Kropff Gómez.

Tanta falta hace en nuestros niños, jóvenes y sociedad que el espíritu de Jesús se encarne en cada uno de nosotros para soñar si fuese necesario con los ojos cerrados y con la mente bien abierta, proyectar nuestras potencialidades, dejando atrás las limitaciones para vencer todos los obstáculos que se presenten.

A la calidad de vida se llega fundamentalmente al restaurar la salud mental y corporal, generando confianza y seguridad en uno mismo, al sentirse valorado de verdad, al comunicarse y relacionarse mejor con los demás. Los psicólogos aseguran que todo pasa por la subconsciencia que domina la mente y sus decisiones.

La mente consciente realiza aproximadamente un 8% de toda la actividad mental, mientras la subconsciente se encarga del 92% restante que tiene como propias las actividades rutinarias como caminar, conducir un vehículo y las vitales como controlar la respiración y los latidos de tu corazón, además provoca que te sientas ansioso, desvalorizado, deprimido y falto de energía.

Debemos aprender de Jesuscito a pensar más positivamente a encarar el futuro con mayor optimismo al tiempo de eliminar los pensamientos destructivos como negativos. Todo aquello que tenemos en mente se refleja en nuestro comportamiento y personalidad.

Debemos aprender a sentirnos seguros, valiosos y capaces de lograr nuestros objetivos para llegar a la meta, a pesar de las dificultades que tiene la vida. La ley natural de la atracción afirma “todo lo que piensas lo atraes a tu vida”, entonces la clave está en dirigir esos pensamientos por el mejor camino posible para cosechar a partir de nuestros más nobles ideales.

 

Commentarios

comentarios

Mira también

A transparentar, no “blanquear”

El pasado miércoles, el presidente Mario Abdo Benítez, por Decreto Nº 492, designó a Carlos …