Martes , septiembre 18 2018
Inicio / Editorial / Dos discursos que definen el rumbo

Dos discursos que definen el rumbo

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

En política, la correcta apreciación de lo que sucede es un requisito indispensable para trazar las orientaciones que se ajusten a la situación y, en esta materia, el presidente de la República, en  su condición de líder de Honor Colorado, habló con mucha claridad en dos ocasiones. Primero, el 23 de junio, en Ciudad del Este, cuando señaló con todas las letras de la palabra que su sector fue traicionado por la corriente “Añetete”, que encabeza el presidente electo, Mario Abdo Benítez, a quien también cuestionó por optar gobernar con sectores de la oposición en vez de hacerlo con sus propios correligionarios. Y el pasado martes, en Itapúa, ocasión en la cual reafirmó lo antedicho y además marcó el rumbo: Disputar la Junta de Gobierno  de la ANR y las intendencias de todo el país.

La caracterización no deja lugar a dudas. El “abdismo”, que viene de batir récords en deslealtad, rompió de manera unilateral y sin motivo alguno con sus aliados naturales de Honor Colorado, con los que hubiera tenido una formidable base de sustento político,  expresada en una mayoría propia en  la Cámara de Diputados y algo parecido en la de Senadores. A cambio, prefirió tejer acuerdos coyunturales con los opositores más hostiles al coloradismo, léase Efraín Alegre, Desirée   Masi y otros, con los que ya había compartido “trincheras” en el Senado para boicotear los proyectos más importantes del Ejecutivo.

Todos somos testigos de las consecuencias de la traición. Arrancaron con las maniobras para impedir la renuncia de Cartes a la Presidencia, de manera que no asuma como senador activo el pasado 30 de junio. Después siguieron con los entuertos  urdidos por “Añetete” para elegir la mesa directiva en la Cámara Baja. Y finalmente, o mejor lo último, porque seguramente habrán otros hechos del mismo tipo en el futuro, fue el bárbaro atropello a la Constitución cometido por Fernando Lugo, al prestar juramento  a Rodolfo Friedmann y Mirtha Gusinky, devenidos en senadores “truchos”, en reemplazo de HC y de Nicanor Duarte Frutos, cuyo “daño colateral” fue subsanado mediante el ofrecimiento de la dirección de una hidroeléctrica, lo cual gustosamente fue aceptado por el expresidente.

Estos son los hechos. Sus promotores, con Abdo Benítez a la cabeza, tal vez pensaron que serían suficientes para desmoralizar a HC y lograr así que se retire de la escena. Fue una apuesta audaz, hay que reconocerlo, porque apuntaron directamente a la cabeza y se llevaron todo por delante con tal de conseguir el objetivo. Pero perdieron. Cartes no es de los que se doblega antes las adversidades, sino todo lo contrario, como lo dejó en claro este martes en Itapúa ante dirigentes y activistas de su movimiento.

En dicho encuentro retomó la caracterización de la traición de la que fueron objeto por parte del “abdismo”, dio un paso más al hablar de que es un periodo de resistencia, bajo la figura de que “en el otoño los árboles pierden las hojas, pero luego sobrevendrá la primavera”, y trazó la línea política de cara al futuro en base a dos ejes muy concretos: Disputar la Junta de Gobierno y las intendencias de toda la República, lo que supone reorganizar Honor Colorado con sus mejores hombres a nivel país, ya depurado de los que degradan  la política al ver en ella una forma de acceder o mantener el vulgar “zoquete”.

Evidentemente, Marito y la camarilla que lo rodea no son conscientes de lo que hicieron, ni menos que menos, de los procesos que pusieron en marcha.

Commentarios

comentarios

Mira también

Zapatero, a tus zapatos

Dicen por ahí que como diputado, Miguel Cuevas es un buen zapatero. Y debe ser …