Lunes , noviembre 19 2018
Inicio / Impreso / Dr. Torres: la epilepsia y su estigmatización social

Dr. Torres: la epilepsia y su estigmatización social

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Dr. Emilio Torres Sosa.
Dr. Emilio Torres Sosa.

CIUDAD DEL ESTE.- El Dr. Emilio Torres Sosa, especialista en Neurología Clínica del Hospital del Área 2 de la Fundación Tesãi, se refirió a la Epilepsia, una enfermedad estigmatizada por la sociedad, con más mitos que verdades. El profesional es parte del selecto plantel médico de la institución,  que viene experimentando un notable proceso de jerarquización, incorporando recursos humanos con sólida formación y debidamente certificados.   

El Dr. Torres manifestó  que la epilepsia es una enfermedad cerebral crónica de origen neurológico que se define por una excesiva descarga eléctrica de las células cerebrales, y se caracteriza por convulsiones recurrentes.

Estas convulsiones pueden ir desde  episodios breves de movimientos involuntarios que pueden afectar a una parte del cuerpo (convulsiones parciales) o en su totalidad (convulsiones generales y a veces se acompañan de pérdida de conciencia y del control de los esfínteres.

Las convulsiones pueden afectar a niños, adultos y ancianos, pero se da con mayor énfasis en personas con más de 75 años de edad, porque son secundarias a cuadros como accidentes cerebrovasculares (derrames), subrayó.

Mencionó además que lo que predispone a la Epilepsia son las lesiones cerebrales, traumatismo cráneo encefálico tan frecuente por accidentes de motos, caídas, percances laborales, entre otros. “Traumatismos que puedan dejar una cicatriz en el cerebro, ya que se producen descargas eléctricas que nos indica la manifestación clínica. Una crisis puede ser motora, sensitiva, el famoso hormigueo en un miembro”, sostuvo el experto en Neurología.

La Epilepsia por lo general  tiene una corta duración de tiempo, entre 1 a 2 minutos como máximo. En algunos casos pueden durar más de cinco minutos, pero tal situación ya se encuadra en casos graves como el status convulsivo que puede apeligrar la vida del paciente.

Lamentó la estigmatización de la sociedad, teniendo en cuenta que muchas veces sufren discriminación y hasta un cierto rechazo a la hora de conseguir o mantenerse en el trabajo, a consecuencia del desconocimiento e ignorancia de amplios segmentos de  la ciudadanía. “Con un tratamiento, adecuada medicación puede tener una vida normal, conozco gente a la que se le echo del trabajo o futbolistas que fueron quitados de su equipo por el solo hecho de convulsionar”, remarcó Torres.

Consultado si una persona con cuadro de Epilepsia tiene una calidad de vida bastante deteriorada, inclusive afectándolo en su ambiente laboral y de relaciones sociales,  dijo que los avances en la Medicina se fueron dando a velocidad supersónica y que con un oportuno diagnóstico y tratamiento, acompañado de una adecuada medicación puede llevar una vida prácticamente normal.

Existen diferentes tipos de Epilepsias, como las generalizadas cuando afectan los dos hemisferios cerebrales. Esto se manifiesta a través de “cortocircuitos cerebrales”, lo que genera convulsiones. Las Epilepsias focales o parciales en donde solamente un área del cerebro tiene esas descargas, señalando que en ese caso el paciente no pierde el conocimiento pero siente un hormigueo, una debilidad en los brazos y otras extremidades.

En el caso de los niños, se da lo que se llama Epilepsia de Ausencia en donde el paciente se desconecta por espacio de 10 segundos, en donde queda en “blanco” y luego recobra su estado de conciencia.

El diagnóstico de la enfermedad  es clínico y se da a través del estudio  de Electroencefalograma que permite medir las ondas cerebrales, “mide la frecuencia de las ondas, la asimetría, el voltaje, el ritmo de las ondas cerebrales, buscando los grafoelementos epiléptiformes”, agregó el especialista.

Aclaró que existen diferencias conceptuales con la crisis convulsiva, inclusive la Epilepsia  durante mucho tiempo se asoció a cuestiones sobrenaturales, como posesiones demoníacas o manifestaciones de origen divino, con tabúes y prejuicios  que distorsionaron la percepción de la gente. “La crisis convulsiva no necesariamente significa que el paciente sea  o va a ser epiléptico, una crisis convulsiva puede ser por consumo de alcohol, uso de drogas, infección del sistema central del cerebro, alteraciones a nivel de los electrolitos, sodio, magnesio”, enfatizó.

Manifestó que existe todo un protocolo de manejo de pacientes con crisis convulsiva o epiléptica, y que lo más importante es mantener la calma, procurando en la medida que sea posible que la persona no se golpee la cabeza. En ese sentido, refirió que solo hay que sujetarlo de la cabeza, nunca de los pies o las manos ya que podría sufrir alguna lesión por los movimientos violentos o bruscos que realice.

“Hay que ponerlo de costado, por si el paciente comienza a vomitar o si se muerde la lengua, hay que mantenerlo alejado de algún objeto que lo pueda lastimar, nunca meterle el dedo en la boca porque la persona que lo ayuda se puede lastimar”, indicó finalmente el Dr. Torres.

Commentarios

comentarios

Mira también

El presidente del X Congreso Latinoamericano de Esclerosis Múltiple, Fernando Hamuy.

Preparan Congreso Latinoamericano de Esclerosis Múltiple en nuestro país

ASUNCIÓN.- Considerado el 4º evento de mayor importancia en el mundo, en el campo de …