Viernes , septiembre 21 2018
Inicio / Curiosidades / El dinero sí puede comprar la felicidad

El dinero sí puede comprar la felicidad

Gastar dinero en productos que nos ayudan a expresar lo que somos.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

LONDRES.- Científicos de la Universidad de Cambridge han llegado a la conclusión de que el dinero realmente es capaz de comprar la felicidad a pesar de la creencia común que sostiene lo contrario. En una investigación reciente los científicos han estudiado casi 77.000 transacciones de 625 participantes. Tras el estudio, se reveló que las personas que gastaron más en compras que reflejaban su personalidad eran más felices.

El estudio dividió los gastos en cinco categorías de acuerdo con los rasgos de personalidad: extraversión, simpatía, diligencia, actitud receptiva a nuevas experiencias y neuroticismo. Por ejemplo, el hecho de comer en bares fue calificado como una categoría de extraversión, mientras que el hecho de cuidar mascotas fue calificado como simpatía.

Al investigar las compras de los participantes con sus personalidades, los investigadores observaron que quienes pagaban más dinero por cosas que ‘hacían juego’ con sus personalidades eran más felices: “El gasto puede aumentar nuestra felicidad cuando se lo hace en bienes y servicios que se adaptan a nuestras personalidades y así satisfacen nuestras necesidades psicológicas”, afirmó Joe Gladstone, coautor del estudio, citado por la revista ‘Psychological Science’.

Además, según Sandra Matz, estudiante de doctorado en Psicología en la Universidad de Cambridge, los hallazgos muestran que “gastar dinero en productos que nos ayudan a expresar lo que somos podría llegar a ser tan importante para nuestro bienestar como la búsqueda de un trabajo adecuado, un buen barrio para vivir, o incluso tener amigos y socios adecuados”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Las instalaciones médicas son básicas, y cualquier complicación seria requiere evacuación.

La Villa en la que no puedes vivir sin quitarte el apéndice

SANTIAGO DE CHILE.- Imagínate que, para poder vivir en tu ciudad natal, tuvieras que someterte …