Miércoles , noviembre 21 2018
Inicio / Editorial / El “Gabinete Técnico” del Senado

El “Gabinete Técnico” del Senado

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Lo advertimos desde el principio. Cuando el “huevo de la serpiente” estaba siendo incubado. Desde hace meses, desde el año pasado, Elvio Benítez y otros capitostes, semidelincuentes, o convictos, todos ellos “gente” del Frente Guasu, recorrían las parcelas de la zona de San Pedro, instando a los campesinos a exigir al gobierno “la condonación total y completa de sus deudas”. Dentro de esa campaña, con la complicidad  de la Iglesia Católica, por supuesto,  ya que se trata de luguistas, se hicieron mitines en los salones parroquiales de la zona, donde sacerdotes “comprometidos”, se hicieron cómplices de la tramoya.

Y poco a poco fueron consiguiendo sus fines. ¿Quién se resistiría a semejante propuesta? Que te borren todas sus deudas, que puedas empezar de nuevo a contraerlas ventajosamente. Así cualquiera, hasta se podría venir a pié desde San Pedro.

Esto es lo primero que tienen que tener bien en claro quienes proclaman “aichinyaranga campesinos” y creen que todo es color de rosa. Es una protesta que persigue fines políticos. Por supuesto que el sector tiene problemas importantes, pero el gobierno está trabajando arduamente en mitigarlos. Como decimos siempre, hay números que lo prueban.

Hay otras aristas a considerar.

Tal como lo sostenemos más arriba, la mano de los tenebrosos hombres del FG aparecía aunque escondida desde el principio de todo. Por supuesto ellos lo negaban, era muy importante que los aprestos fueran “genuinos” porque de otro modo la gente les retacería su apoyo. También lo lograron, ante el autismo de los comunicadores del gobierno que no vieron necesario ahuyentar todos estos fantasmas desde su génesis.

Ante el “éxito” de la protesta, el gabinete político del FG, consideró que ya era hora de aparecer, había que cosechar los réditos políticos. Entonces el mismísimo obispo lascivo apareció en la plaza a “darles su apoyo”. En realidad a instigarlos para que sigan en la lucha.

Luego cuando las cosas se estaban definiendo. El gobierno entregó su propuesta final y apenas tomado el papel con las manos se fueron corriendo muy de prisa al Senado para consultar ndayeko con el “gabinete técnico”. Los “técnicos” de turno eran nada menos que el súper tenebroso Sixto Pereira, alter ego del mismísimo Lugo y Hugo Richer, el rostro amable del grupo.

Para que se advierta el desprecio hacia la verdad y la alevosa forma en que se burlan de la democracia, estos dirigentes campesinos politizados, hay que decirlo también, ya que otros grupos trabajan pacíficamente con el gobierno, sin  sonrojarse, mintieron descaradamente pensando quizás que la gente es estúpida y ellos las “divinas guayabas”.

Ahora, luego del final de la historia, habrá que ver lo que vendrá “El Día Después”.  En realidad, parafraseando al Creador sería deseable que “la verdad nos haga libres”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Del discurso, a los hechos

Después de escuchar atentamente el discurso del presidente paraguayo en la última Cumbre Iberoamericana, nadie …