Sábado , noviembre 17 2018
Inicio / Impreso / Cultura / El moderno Demetrio de Méndez Mazó

El moderno Demetrio de Méndez Mazó

Demetrio Méndez Mazó flanqueado por Andrea Valobra, Lizza Bogado, la Dinastía Simón, Ramón Ayala y Araceli Cáceres.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Demetrio Ortiz cumplió 100 años y para celebrarlo, el pasado 22 de diciembre, día de su cumpleaños, protagonizó una esplendorosa gala de estrellas, ornamentada con proyección audiovisual y juego de luces a cargo de Óscar Elizeche, en el teatro del BCP de Asunción.

Alejandra Acosta y Demetrio Méndez Mazó.
Alejandra Acosta y Demetrio Méndez Mazó.

Alejandro Méndez Mazó, concibió el libreto del music hall, y personificó al creador de “Recuerdo de Ypacaraí” y “Mis noches sin ti”, hilvanando anécdotas e historias, con números de música y danza. En cierto momento, la armoniosa voz de bajo legítimo de nuestro Demetrio preguntó por Élida Maidana, su esposa. Ella respondió “aquí estoy, che kamba”, y el aplauso del público estalló.

Este tipo de performance que educa y entretiene, ya no es novedad en los espectáculos de la Sinfónica del Congreso, dirigida por Sánchez Haase, y asesorada por Méndez Mazó. Lo nuevo fue la originalidad con que el show sorprendió a la concurrencia, como lo hacía Demetrio con cada una de sus canciones. Esta vez, a la reconocida agrupación musical, se sumó una constelación de talentos.

Los renombrados artistas llenaron de brillo la noche, como era de esperarse. El Ballet Mimbipá dirigido por Sussy Sacco, abrió el espectáculo con una explosión de color y movimiento. Sus demás intervenciones alternaron con las canciones de la célebre Dinastía Simón, que reúne varias generaciones de deslumbrante calidad vocal.

Uno de los números artísticos, en el rico lenguaje de la danza teatro, relató la historia de Recuerdo de Ypacaraí, coreografiada por Araceli Cáceres y protagonizada por ella misma y Nicolás Mereles Ortiz, nieto de Demetrio, junto al Ballet Mimbipá.

En la segunda parte, se lució la siempre impecable Sinfónica del Congreso, con los pomposos arreglos de Enrique Fabián Álvarez – como le gustaba al maestro Ortiz – y las voces de la siempre renovada Lizza Bogado, y la muy personal Andrea Valobra, ambas derrochadoras de expresividad.

La ingeniosa estrategia de  articulación de las diversas expresiones artísticas, permitió apreciar acabadamente cada talento.

Y es que el “creador de la guarania moderna”, fue re-creado por otro profesional del ingenio, de sólida formación interdisciplinaria, y reconocida trayectoria en la ópera y el mundo del espectáculo. “Salvando las distancias, yo también me hice en Buenos Aires”, se identifica, con el gran maestro, Méndez, músico y actor con estudios de danza, además de ingeniero ambientalista diplomado en tecnología y sociedad.

Sin embargo, faltó que Demetrio nos regalase una antológica interpretación, de principio a fin, de Mis noches sin ti, con el acompañamiento de la consolidada Orquesta de Sánchez Haase. ¿Por qué se limitó a ejecutar parte de la melodía con guitarra y cantar tan sólo un par de versos?

Los locutores Alejandra Acosta y Diego Cheblis, elegantes en su presencia y su actitud, tributaron esplendor al homenaje.

La institución organizadora, el Centro Cultural de la República El Cabildo, dirigida por la activa Margarita Morselli, una vez más demostró con creces su solvencia para honrar y eternizar a los genios como ellos se merecen. “En algún momento nosotros ya no estaremos, pero él (Demetrio) seguirá siendo eterno”, refirió el ministro de Cultura Griffith, invitado a subir al escenario.

Opinión de:

Roberto García

Doctor en Historia y actor

Commentarios

comentarios

Mira también

Hoy se realizarán las primeras audiciones de obras de instrumentos de viento por parte de estudiantes de la Facultad de Arte de la UNA. (IPParaguay).

Estudiantes de música estrenan obras en ciclo de cámara de OSN

ASUNCIÓN.- Estudiantes de la carrera de música de la Facultad de Arte de la Universidad …