Sábado , noviembre 17 2018
Inicio / Columnistas / El Norte fuera del itinerario turístico paraguayo

El Norte fuera del itinerario turístico paraguayo

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Por: Telmo T. Ibáñez.

La Senatur sigue priorizando la región Central y el Sur como el Este del país, las zonas más desarrolladas y prósperas del país, desde la época de la colonia, con algunas décadas de excepción entre los siglos XVIII y XIX. Urge revitalizar el Norte del país junto al inmenso Chaco, las regiones más olvidadas tanto por autoridades como iniciativas privadas.

De nuevo el triángulo de los polos de desarrollo del país, la trilogía privilegiada;  Asunción-Encarnación-Ciudad del Este, absorbió la mayor parte de las divisas que ingresaron al país durante la Semana Santa, por su estratégica ubicación, por las principales inversiones, por el desarrollo comunicacional, tanto para la difusión como para el traslado de los turistas, es la mejor opción.

Pero los norteños también exigen que la Secretaría Nacional de Turismo fije sus ojos hacia el Norte, apostando a la industria sin chimenea para el desarrollo de la región menos considerada desde hace casi un siglo atrás. Y conste que en su momento, la ciudad de Concepción, la puerta principal de acceso a la región Septentrional, era considerada como el Dorado y Perla del Norte.

Solo quedan vestigios del ferrocarril, las fábricas de azúcar, los frigoríficos que salaban la carne para su exportación, los grandes aserraderos, las herrerías y las empresas agro-ganaderas e industriales como “Le Fonciere”, “Pinasco”, “Casado”, “Sastre”, “Ybapobó”, mudos testigos de aquella opulencia añorada por la nueva generación y los memoriosos quienes .

Justamente las muestras de siglos pasados, las construcciones con estilo europeo, las antiguas rutas como el “Tape Aviru” de los Guaraníes, las primeras carreteras de la época colonial, los corredores secretos trazados para las grandes guerras, los escenarios de las batallas y las denominaciones Mbayáes son incomparables atractivos.

Las iniciativas deben partir de los mismos pobladores de cada una de las zonas que pueden transformar positivamente los hoy olvidados pueblitos. Ejemplos de éstos fenómenos se dan a partir del vecino país, Brasil, a pocos kilómetros del país, todos hablan a boca llena de “Bonito” a orillas del río “Fermoso”, con una flora y fauna paradisíacas y pequeñas edificaciones como posadas.

Está demostrado que no se requieren grandes inversiones para ofrecer al país y el mundo las bellezas naturales como se hace en el vecino país y en cuanto a rincones casi vírgenes, rebosantes de atractivos que abundan entre los departamentos de San Pedro, Amambay, Concepción y los 3 departamentos chaqueños, Presidente Hayes, Alto Paraguay y Boquerón.

Son innumerables las bellezas naturales como muestras de edificaciones que datan desde la época de la colonia, así como los jeroglíficos que a partir del Cerro Acuá, como Guazú y Corá, quedan por descubrir entre los 3 departamentos del Norte del país, inigualables son los paisajes de los ríos Paraguay y sus afluentes Apa, Ypané, Aquidabán y Jejuí.

Primero, los mismos lugareños deben valorar estos sitios emblemáticos como; Laguna Blanca en San Pedro, el Ojo de Mar de Rinconada en Amambay, el arroyo Tagatiyá en Concepción, los bañados del Bajo Chaco, los Médanos de Boquerón y los senderos como puertas directas al Gran Pantanal del Alto Paraguay, para convencer a los potenciales turistas.

Nada mejor que las mismas comunidades se organicen para ofrecer sus atracciones, para seguidamente comprometer a la Senatur, pero antes a sus municipios, gobernaciones, autoridades y medios de prensa para conseguir que el Norte también sea incluido en el itinerario de la ruta turística paraguaya como lo es hoy el Centro, Sur y Este del país.

Commentarios

comentarios

Mira también

A transparentar, no “blanquear”

El pasado miércoles, el presidente Mario Abdo Benítez, por Decreto Nº 492, designó a Carlos …