Martes , diciembre 12 2017
Inicio / Impreso / El P-MAS ya no quiere coquito

El P-MAS ya no quiere coquito

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

ASUNCIÓN.- Camilo Soares se está quedando cada vez más solo. Primero se alejó del intendente de Asunción, Mario Ferreiro, y ahora del partido que él mismo fundó, el P-MAS, que parece estar harto del excesivo vedetismo de su otrora gran líder. De ser una de las más importantes promesas de la izquierda paraguaya, el exministro de Acción Social de Fernando Lugo se convirtió en un ser del que todo el mundo quiere alejarse.

Dicen por ahí que cuando decidió alejarse del intendente y su hermano senador, Soares pensaba que en Avanza País habría alguna revuelta protagonizada por quienes pensaban eran sus seguidores, y que el propio intendente haría un mea culpa por haberlo tratado tan injustamente.

Pero no pasó nada; antes bien, más parecía que los Ferreiro y el primer anillo de AP se mostraban aliviados por la salida de un personaje conflictivo y resistido por un gran sector de la sociedad. Camilo no fue ni el primer ni el más grande corrupto de este país, pero es obvio que ni la ciudadanía ni un sector de la prensa están dispuestos a olvidar que un representante de la impoluta izquierda resultara tan sucio y ruin como aquellos a los que criticaba.

Ya lejos de AP, Soares volvió a dedicarse por completo al P-MAS, el partido que él mismo fundó cuando aún era considerado una de las más importantes promesas de la izquierda paraguaya, por su carisma, juventud y desenfado. Pero las cosas habían cambiado tan radicalmente que este regreso tuvo un sabor amargo puesto que ni sus mismos eternos compañeros de ruta parecían estar dispuestos a soportar que esa esperanza se hubiera convertido en un ser hostil y repudiable en todo sentido.

Rodrigo Buongermini, quien ahora está al frente del P-MAS, confirmó que las relaciones entre Camilo y el fundador se han enfriado bastante por diferencias de criterio. Por lo menos esta es la versión oficial. En el fondo, parece que el principal problema es la elaboración de la lista de candidatos del partido para las cámaras del Parlamento.

Soares está decidido a ser candidato a senador, en los primeros lugares; sin embargo, sus compañeros izquierdistas consideran que su nombre sería un espanta votos a causa del cual se perjudicarían los demás compañeros. Así que ocurrió lo que todos sabíamos que iba a pasar, Camilo terminó convertido en un paria al que no lo quiere ni su propia gente.

Commentarios

comentarios

Mira también

MSP da recomendaciones para la época veraniega

ASUNCIÓN.- Teniendo en cuenta que la época veraniega promueve el turismo a sitios de recreación, …