viernes , noviembre 22 2019
Inicio / Editorial / El Paraguay real

El Paraguay real

Hablemos de nuestro país, pero no del que supuestamente se halla en ruinas y solo es capaz de producir vergüenza, como sostienen los medios tradicionales; ni tampoco del que se halla en pie de igualdad con Suiza, el de los cuentos de “Alicia”, como afirmara tiempo atrás un “sabio” pensador republicano. El Paraguay no es ni lo uno, ni lo otro. Conocemos de muchos problemas, algunos graves, estructurales, que son fruto de una larga historia de atraso y pobreza, como consecuencia directa del saqueo impune a las arcas del Estado. Pero también conocemos de los progresos que se están registrando en diversos ámbitos, corroborados por datos estadísticos que resultan irrefutables.

Ayer nomás, ADN difundía un informe del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés). El resultado es verdaderamente auspicioso, pues ubica a nuestro país en el puesto 19, entre 79 economías emergentes analizadas en materia de desarrollo inclusivo, luego de combinar un conjunto de indicadores relativos a crecimiento, equidad y sustententabilidad, entre otros.

Por supuesto, los medios tradicionales optaron por no hacerse eco de esta información, dado que la misma significa que comienza a corregirse el hecho cierto de que el crecimiento económico solo beneficiaba a un segmento muy reducido de la población, que se encuentra en la cúspide de la piramide social, tal como vino ocurriendo en los últimos años, lo que no les resulta nada provechoso para las campañas antigubernamentales que ejecutan.

También ayer, nuestro diario difundía el Indice de Percepción de Corrupción (IPC) que prepara todos los años Transparencia Internacional. Y, para sorpresa de algunos, Paraguay figura entre los 10 países que más batallaron contra este flagelo que nos azota desde hace tanto tiempo.

Como era de esperar, los principales grupos mediáticos ocultaron esta información. A cambio publicaron en grandes titulares que “Paraguay es vicecampeón en corrupción”, situándose inmediatamente después de Venezuela en el ranking de los países más corruptos del continente, lo cual es falso. Eso fue así en el año 2012, durante el gobierno de Fernando Lugo, cuando ocupamos el lugar 150, entre 176 países a nivel mundia, pero hoy estamos en el 123, junto con México y Honduras, por encima de Haití, Nicaragua y Guatemala, lo que no significa que estemos precisamente en un sitial “privilegiado”, sino que la dinámica que describe el país en esta materia es positiva, tal como se encarga de destacar el informe de Transparencia Internacional.

Otro “ayer” más. En la víspera, el ministro de Relaciones Exteriores, Eladio Loizaga, anunció que en París se aprobó el ingreso del Paraguay al Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), lo que le otorga a nuestro país una posición internacional muy importante. ¿Por qué? Porque dicho organismo, compuesto por solo 35 Estados, tiene por finalidad la coordinación de políticas económicas y sociales, en lo que está embarcado el gobierno, y le otorga a sus miembros “un sello de buenas prácticas”, como destacó el canciller nacional.

Y como broche, lo ocurrido hace una semana en Davos (Suiza), en donde durante el encuentro del Foro Económico Mundial, el desempeño de la economía paraguaya causó verdadera sensación, según destacó el prestigioso diario brasilero “O Estado de Sao Paulo”.

 No seremos, pues, lo octava maravilla del mundo, pero felizmente también estamos lejísimos de ser la mugre que algunos, tal vez mirándose a sí mismos, quieren convencernos que somos. Y una prueba incuestionable de que estamos bien encaminados, avanzando, son todas estas certificaciones y espaldarazos poco comunes de organismos internacionalesa nuestro país. Al Paraguay real.

Commentarios

comentarios

Mira también

Voces de alarma

Pasó poco tiempo de iniciado el “estudio” del PGN 2020 en el Congreso para que …