jueves , junio 20 2019
Inicio / Impreso / El PT quiere la paz y advierte que “no le teme a la guerra”

El PT quiere la paz y advierte que “no le teme a la guerra”

Rui Falcão, presidente del gobernante Partido de los Trabajadores de Brasil.

RÍO DE JANEIRO.- Mientras los brasileños se preparan para una semana definitoria de la crisis política en el país, con decisiones que decidirán el futuro del impeachment contra Dilma Rousseff y la suerte de Luiz Inacio Lula da Silva, designado jefe de Gabinete, el presidente del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcão, advirtió que su agrupación quiere la paz, pero que no le teme a la guerra.

“Vamos a luchar y defender el Estado de Derecho democrático. Las manifestaciones mostraron lo siguiente: queremos la paz, pero no tememos a la guerra”, afirmó Falcão desde su cuenta de Facebook, en referencia a las recientes movilizaciones con las que simpatizantes del gobierno buscaron compensar la convocatoria de los grupos a favor del impeachment, que el 13 de marzo llevaron a unos 3,6 millones de personas a las calles, en las mayores marchas en la historia de Brasil.

Mañana, el principal socio del PT, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), hará en Brasilia una reunión de su directorio nacional para decidir si abandona o no la coalición gubernamental. La eventual ruptura del PMDB le quitaría a Dilma una masa de apoyo crítica en la Cámara de Diputados, donde ya se instaló una comisión especial de juicio político.

Se espera que este órgano entregue su parecer a mediados de abril, y entonces los legisladores deberán votar por el apartamiento o no de la presidenta durante 180 días para que enfrente el impeachment en sí en el Senado.

“Si ellos creen que habrá estabilidad derrumbando a Dilma, están muy engañados. La estabilidad vendrá con el fin del impeachment y la posibilidad de que Brasil vuelva a crecer”, resaltó Falcão en su mensaje este sábado.

Commentarios

comentarios

Mira también

Permafrost del Ártico se derrite 70 años antes de lo esperado

Los últimos veranos muy cálidos en el alto Ártico canadiense entre el 2003 y 2016 …