viernes , mayo 24 2019
Inicio / Columnistas / Es para dudar, está metido Giuzzio

Es para dudar, está metido Giuzzio

Por: Cirilo Ibarra Enciso.

El “Operativo Brillante”, preparado para desbaratar un esquema corrupto del Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (Detave) y que desembocó en la detención del general (SR) Ramón Benítez, director de esa dependencia de la Aduana, es muy similar al montado hace 10 años en la Administración Nacional de Navegación y Puertos, durante el gobierno de Fernando Lugo.

Aquel procedimiento estuvo encabezado por el entonces fiscal de la Unidad Anticorrupción, Arnaldo Giuzzio, y cuando está metido él, es para dudar. En el 2008, con el presidente de la ANNP, Albino González, se montó una cámara oculta para las grabaciones de entrega de dinero para la corona, supuestamente para demostrar el esquema corrupto instalado durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos y castigar a los responsables.

No pasó absolutamente nada con aquel caso, solo sirvió para el figuretismo del supuesto implacable fiscal Giuzzio, quien por cierto casi nunca concluyó con éxito sus “grandes” investigaciones. A cuantas personas imputó en el tiempo en que era fiscal, pero solamente para ganar espacios en los medios de comunicación.

Esta vuelta, en el “Operativo Brillante”, está metido nuevamente Arnaldo Giuzzio, como ministro de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), tal vez por indicación del presidente de la Republica, porque esa entidad tiene como función “ejecutar y hacer ejecutar la política del Gobierno Nacional en su lucha contra el narcotráfico; la prevención, recuperación y el control del lavado de dinero provenientes del tráfico ilícito de estupefacientes y sicotrópicos y de los delitos conexos; la drogadicción, el control del tráfico de drogas peligrosas y su prevención”.

¿Cuál fue el desenlace de los procesados por el caso de los maletines de Puertos, en el 2008? Y fue la “crónica de una muerte anunciada”, el famoso oparei. El año pasado, mes de setiembre, el supuesto hecho punible de soborno agravado, concluyó con el sobreseimiento definitivo de los procesados, tras declararse la prescripción de la causa.

El tribunal de sentencia estuvo integrado por Víctor Medina, Arnaldo Fleitas y Olga Ruiz. Los procesados fueron Celso Cristóbal Cabrera Velázquez, Miguel Ángel Robles Ibarra, Blas Pereira Rodi, José Ramón Martínez Molinas, Édgar Efraín Serafini, Carlos Villamayor, Arsenio Erico Giménez Bogado, Wladimir Antonio González Yegros, Carlos Sosa, Enrique Julio Ibarrola Aguiar y Julio Silva.

Todos ellos fueron los supuestos maletineros y fueron filmados entregando dinero en montos desde 500.000 guaraníes hasta 5.000 dólares. Decía el entonces agente fiscal, que cada uno aportó dinero al denunciante, el entonces presidente de Puertos, Albino González, a quien uno de los administradores le había propuesto seguir con las recaudaciones para la corona.

A diez años del hecho, el Tribunal de Apelación, integrado por los camaristas Gustavo Santander, José Waldir Servín y Emiliano Rolón, declaró nulo el juicio oral y decidió el reenvío para que se vuelva a repetir. El fiscal Luis Piñánez representa al Ministerio Público y se allanó a la prescripción.

Hoy, en un caso similar, es muy difícil que pase a mayores, porque el Gral. Benítez se ganó la confianza del presidente de la República. Y no es por su actuación, sino porque fue destituido por Horacio Cartes. Ocurre que para Mario Abdo Benítez es “merito suficiente” hablar mal de el exjefe de Estado o que haya sido destituido en el gobierno anterior.

Y sobre este Ramón Benítez pesa acusación muy grave, cuando se desempeñaba como comandante de la FTC. El capitán Enrique Piñánez lo había denunciado por hechos de corrupción y luego murió en un confuso incidente con explosivos.

Ahora, la hermana del militar fallecido, Gloria Piñánez, sostiene que se demuestra que el general retirado montó el mismo esquema en el Detave.

Piñánez falleció el 26 noviembre de 2014 en un confuso incidente y destacó que eso ocurrió luego que su hermano habló sobre las irregularidades. Había denunciado el militar fallecido al general Benítez y “se cumplió lo que dijo mi hermano, que había corrupción en la Fuerza de Tarea Conjunta y si había corrupción en la FTC, entonces este general tan honesto vino e implantó el mismo modus operandi en el Detave”, enfatizó ayer Gloria Piñánez.

La misma reiteró que había una rosca que siempre manejaba “ciertas cosas”, sin dar detalles de los hechos. Contó que su hermano, en el 2014, fue junto al fiscal Joel Cazal y denunció la “corrupción imperante” en la FTC y que supuestamente el representante del Ministerio Público, en vez de protegerlo, alertó al entonces director de la zona policial de Concepción, comisario Antonio Gamarra, quien luego presuntamente amenazó de muerte a Piñánez.

Hay que recordar que Benítez estuvo como comandante en la FTC por 10 meses en esa época y fue destituido, entre otras cosas, por la falta de resultados y denuncias de extorsión a ganaderos de la zona Norte del país.

A pesar de este antecedente, fue premiado Benítez y ya está la primera nefasta consecuencia para Mario Abdo.

 

Commentarios

comentarios

Mira también

Estiman para octubre la inauguración del hospital Ingavi de IPS

ASUNCIÓN.- El presidente del Instituto de Previsión Social (IPS), Armando Rodríguez, anunció que en octubre …