Miércoles , diciembre 13 2017
Inicio / Editorial / Estaba previsto

Estaba previsto

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Apenas se empezó a estudiar el proyecto de Ley del Presupuesto General de la Nación para el 2018, el grupo opositor, colorados disidentes llevando la palma, que maneja el Senado, ya empezó su habitual manejo político-clientelista del tema, exponiendo de nuevo al Estado a quedarse sin capacidad de cumplir con las promesas y teniendo que analizar la posibilidad de vetarlo, tal como ocurriera el año pasado. Es indudable que el “grupete” que maneja a su antojo la Cámara Alta, no tiene la menor intención de aprender de sus errores y evitar volverlos a cometer.

Ya el proyecto aprobado por la Cámara de Diputados era alarmante para el gobierno, puesto que de los 73,1 billones de guaraníes que contemplaba el remitido por el Ejecutivo, allí se aumentó a 73,6 billones, arriesgando el límite establecido por la Ley de Responsabilidad Fiscal.

En su sesión de ayer, el “grupete” del Senado ya dejó palpable que le importa un pepino la legislación vigente y aprobará aumentos presupuestarios para entidades sin tener la menor idea de la fuente de donde el Estado tendrá que sacar los fondos para cumplir con ellos.

El caso de los docentes es la muestra clara de que lo único que les interesa es utilizar el PGN para cumplir promesas electorales y desprestigiar al gobierno que está obligado a poner las cosas en su lugar. El Ejecutivo había incluido un aumento salarial para los maestros del 12%. Sin embargo, organizaciones como la manejada por el añetete Silvio Piris, exigieron, además, otro aumento del 8% a ser implementado a partir del mes de julio del año pasado. Pero el Ministerio de Hacienda fue categórico al asegurar que ese aumento extra era imposible de concretar por falta de fondos, lo cual fue respetado por la Cámara de Diputados en su primera sanción del proyecto.

Los senadores no podían quedarse con los brazos cruzados, menos aun viendo una oportunidad de perjudicar al gobierno. Piris, operador político de Mario Abdo Benítez, fue siempre el que entorpeció cualquier negociación que pudiera concretarse entre el Ministerio de Educación y los docentes de todo el país. Y fue también quien más se embanderó con el mentado aumento del 8%, sumado al del 12% propuesto por el gobierno.

Para no ser tan caraduras, disidentes y opositores aprobaron ayer un aumento del 4%, que se sumará al 12% que figura en el proyecto, lo que hará que el año que viene, los docentes perciban un aumento salarial de 16%, eso si es que Diputados no consigue rechazar lo aprobado por el Senado.

Cualquiera diría que, en realidad, los senadores demostraron que les preocupa la situación laboral de los responsables de la educación de nuestros jóvenes y niños, y que lo que han ratificado es su profunda concienciación social.

Pero esto es rápidamente rebatido cuando vemos que un poco más tarde, la mayoría rechazó la propuesta del oviedista Jorge Oviedo Matto, de realizar un recorte a bocaditos, viáticos, seguros médicos, pasaje y seguridad para los legisladores, lo que hubiera permitido ahorrar al Estado la suma de más de 50 millones de dólares. El legislador mencionó taxativamente esa monumental cifra.

La propuesta del oviedista resultaba de lo más pertinente. Como anillo al dedo. Ahorrar 50 millones de US$ en sandwichitos de salmón y demás y aplicarlos para fondear el aumento del 4% que concedieron a los docentes, que de acuerdo a cálculos más o menos certeros, estaría por los 25 millones de dólares.

Lo rechazaron ipso-facto.

Ellos no deben sufrir. El Estado sí. O sea HC, según ellos. Desorbitado, antipatriótico, el manejo del PGN 2018, por parte de estos bucaneros de la política debe ser repudiado por la ciudadanía honesta.

Para el pueblo nada, para ellos, todo…

Commentarios

comentarios

Mira también

¿Qué propone Marito? ¿Alguien sabe?

A 8 días de una de las internas más importantes de este proceso democrático, mientras …