Miércoles , noviembre 14 2018
Inicio / Editorial / Fallas en el TSJE

Fallas en el TSJE

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Un gran sector de la ciudadanía reaccionó incrédulamente cuando los apoderados de la ANR dieron un detalle de unos 500 candidatos de la alianza opositora Ganar, que fueron inscriptos ante el Tribunal Superior de Justicia Electoral de manera irregular y sin cumplir con los requisitos establecidos en el Código Electoral.

Pongamos que, habiendo más de 700 cargos electorales en juego y, por tanto, similar número de candidatos de cada partido o movimiento electoral, los funcionarios de la Justicia Electoral no pudieron chequear en el momento que se cumplieran todos los requisitos, pero resulta que de todos los candidatos opositores, hay 143 que no figuran en el padrón, es decir que no son electores, por lo que no pueden ser elegidos.

Y para chequear esto debe bastar con hacer un cruce de datos entre las listas presentadas y el Registro Cívico Permanente, algo que no debería llevar más de unos pocos minutos. Es más, ¡hay un muerto!, que compitió y ganó en unas internas partidarias y logró la candidatura de la alianza. Si todos los reaseguros internos fallaron en este caso, no puede ser que con toda la parafernalia de la que suele presumir, la Justicia Electoral no esté en condiciones de saber que alguien que se postula a un cargo electivo en los comicios de abril, no está mirando crecer margaritas desde la raíz.

Solamente estos 2 ejemplos, y sin mencionar a quienes tienen interdictos judiciales, son extranjeros, no tienen la edad mínima para ser senadores, o diputados, o parlasurianos, son motivo suficiente para pensar que el TSJE tiene unas fallas absurdas y ridículas, que podrían ser motivadas por una cuestión de improvisación, lo que no tendría justificativo para un organismo que desde hace más de 25 años tiene a su cargo la organización y el juzgamiento de las elecciones paraguayas.

La otra opción es que hubiera mala fe, es decir, que las autoridades electorales hayan decidido facilitar la inscripción de la oposición, como forma de torcer la balanza hacia ella. El tema es que, con 500 irregularidades, lo más probable es que, ni unidos, los partidos de oposición hayan podido llenar todos los cargos en pugna, por lo que completaron las listas con lo que les venía a mano, con la anuencia del TSJE, aunque esto es algo que preferimos no creer, porque nos llevaría a pensar que toda la transparencia del proceso está en peligro.

Los apoderados del Partido Colorado hicieron su tarea e identificaron a todos los casos irregulares que ya figuran como candidatos inscriptos ante el TSJE. Por una razón de credibilidad y confianza ante los órganos responsables, la ANR decidió no impugnar a nadie, más que nada porque se resolvió que esa es una tarea que corresponde a la Justicia Electoral, la cual debería ser la primera interesada en evitar que compita alguien que no cumple con todos los requisitos establecidos en las leyes vigentes.

Y debería hacerlo rápidamente, porque lo menos que nos merecemos los electores de este país es tener la seguridad y la tranquilidad de que todos los candidatos que se presentan a cargos electivos en los comicios de abril próximo, estén correctamente habilitados y cumplan con todos los requisitos establecidos en el Código Electoral.

En realidad, el TSJE es una de las instituciones que ha hecho más bien  los deberes en la era democrática. Por ello estamos seguros de que harán las correcciones pertinentes.

Y que mantendrán incólume la fama de organismo electoral eficiente y transparente, que hoy ostentan para beneplácito de la ciudadanía.

Commentarios

comentarios

Mira también

Promueven campaña por una Navidad sin violencia

ASUNCIÓN.- El próximo 2 de diciembre, en la Costanera de Asunción, adultos se unirán para …