Jueves , noviembre 15 2018
Inicio / Columnistas / Furgón de cola

Furgón de cola

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
José Rojas.
José Rojas.

Cuando se nota el éxito en un plan de Gobierno; los de afuera, los dirigentes que no militan el mismo signo político intenta, siempre, colgarse de la fuerza expansiva. Es lo que está ocurriendo con los senadores de la oposición que se acercan, aunque esta gestión sea con la disidencia al oficialismo partidario.

Me explico. La gestión de Gobierno de la administración Cartes está arrojando resultados que moviliza un sector de la oposición e intenta sacar alguna tajada. Los senadores Masi y Petta no disimulan un acercamiento a los colorados. Saben que los efectos electorales benefician al Partido Colorado, sea quien fuese el candidato en 2018.

La idea es no morir en el intento, porque el 2018 podría dejarlos fuera, y si es necesario aliarse con los descendientes de aquellos dirigentes que los perseguían hasta 1989, pues hay que hacerlo. Total, Paraguay tiene corta memoria y si alguien reclama ya existirán discursos para enjuagar la imagen.

Paraguay tiene una extensa historia de enfrentamientos que dejaron huellas que siguen marcando el rumbo de la política; y la última gran experiencia de estos eventos desencadenó en el juicio político de Fernando Lugo, quien cayó bajo una abrumadora avalancha parlamentaria que reveló su total aislamiento político.

Unos años antes, el ex obispo llegó al poder gracias a 250 mil votos colorados descontentos; algunos dirigentes de la oposición intentan emularlo para seguir con vida política.

Un ‘outsider’ se alzó al hombro un desorganizado Partido Colorado y reinició un proceso que terminó con el trofeo más importante, la presidencia de la República; que a su vez también estaba bastante golpeado por los embates de los gobiernos anteriores.

Horacio Cartes propuso un sistema de Gobierno con una serie de leyes que hasta el momento ningún dirigente se animó, leyes de transparencia, de topes deficitario, rehabilitación financiera, agresivo plan de inversiones en obras de infraestructura, elevar el nivel de propuestas de soluciones habitacionales, entre otras inversiones.

Instruyó a sus colaboradores a sentarse a negociar la deuda de los campesinos, con ellos. Lugo se había negado a hacerlo.

Implementó una serie de medidas económicas para evitar que la crisis financiera y de baja producción de Brasil y Argentina arrastre a Paraguay.

Más allá de aquellas peripecias políticas, el hecho es que hoy Paraguay está creciendo a fuerte ritmo (la CEPAL espera este año un 3,5%) y su exportación de carne ya es mayor que la de la Argentina. La ganadería, la soja, el turismo, la energía y la construcción reciben en este momento grandes inversiones y un clima internacionalmente favorable le asegura una optimista previsión.

El aflojamiento de los precios internacionales, que ya se advierte, no es traumático, todo hace pensar que el país mantendrá los flujos comerciales necesarios para adelantar el proceso de modernización que necesita. Y esto también tiene una base, una de ellas es la maquila y la conveniente utilización de leyes de incentivos para la inversión.

No es fácil, pues aquellos congresistas que pretenden colgarse del éxito, desarrollan también una fuerza política para destruir estos proyectos en ejecución. El último de ellos es la interpelación a la que someterán al ministro de Obras Públicas.

La propaganda opositora insiste en la hipótesis de que el Partido Colorado sigue con las viejas prácticas de autoritarismo que calificó al dictador; sin embargo soslayan, adrede, que la propia caída de Stroessner se provocó desde adentro del partido y todos los que le sucedieron, aun el general Andrés Rodríguez, que derrocó al viejo dictador, se mantuvieron dentro del carril democrático; determinación política colorada que también dejó beneficios a la oposición. Hoy, saben que no podrán seguir con vida política sin “votos prestados” del Partido Colorado.

La administración del Estado está hoy en manos de un hombre que no pertenece a la estructura tradicional partidaria, pero que su gestión le favorece, aun a la oposición interna y de ese rédito buscan algunos beneficios aun siendo furgón de cola.

Commentarios

comentarios

Mira también

El ministro Eduardo Petta con el cuestionado Gustavo Bogarín.

Petta afirmó tener respaldo de Marito y defendió a corruptos

ASUNCIÓN.- El ministro de Educación, Eduardo Petta San Martín, dijo ayer que el presidente de …