Domingo , septiembre 23 2018
Inicio / Columnistas / Giuzzio, que no sea solo para la prensa

Giuzzio, que no sea solo para la prensa

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

El hoy ministro de la Secretaría Nacional Antidrogas, Arnaldo Giuzzio, fiel a su estilo de “figuretismo” y hacer su show para los medios de comunicación, probablemente esta vez se metió en un terreno indebido. O podría ser también que se haya encontrado en un callejón sin salida.

Es referente a su participación en el procedimiento realizado en Ciudad del Este, en el que fue detenido el capo narco, Reinaldo Javier Cabañas Santacruz, más conocido como “Cucho”, junto a sus hermanos Marcelo y Cinthia Cabañas, además de Hugo Ríos.

Se realizaron varios allanamientos, con la participación de agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas y del Ministerio Público, con el pleno acompañamiento de la prensa.

Lógicamente Giuzzio estaba en su salsa, pero ojalá toda esa movilización no sea solamente para la prensa, porque no sería extraño que el ministro de la Senad quiera recordar el tiempo en que era fiscal. Cuantos aparatosos allanamientos hizo, cuantas detenciones ordenó, cuantas causas abrió con los supuestos hechos de corrupción, cuantas cámaras ocultas, pero casi ninguno tuvo la conclusión esperada.

Al parecer el único caso que Arnaldo Giuzzio, siendo fiscal, llevó a juicio oral y público fue el del Coronel Heriberto Galeano, pero ¿cuál fue el desenlace?, sobreseimiento libre definitivo del acusado.

“Ese fiscal Giuzzio es un figuretti. Con tal de salir en la prensa, hace cualquier cosa”, dijo en esa ocasión el militar retirado.

Hay que recordar que con aquella investigación, ganó gran protagonismo y hasta logró que el coronel Heriberto Galeano guardara reclusión en las Fuerzas Militares. Lo imputó Giuzzio por enriquecimiento ilegítimo y pidió 10 años de cárcel para el mismo por considerar muy grave el presunto delito.

Supuestamente comprobó que Galeano cuenta con una diferencia de 1.200 millones entre sus ingresos lícitos y su patrimonio, pero nunca pudo demostrar ante el juez.

Y así, decenas de otros sonados casos tuvo Giuzzio, con los que ni a juicio preliminar pudo llegar. Pero lograba su objetivo personal, aparecer en la prensa como quien investiga y lucha contra la corrupción y que era el implacable con los presuntos delincuentes.

Ahora, con ésta intervención y los allanamientos en Ciudad del Este y alrededores, Arnaldo Giuzzio quiere presentarse o ya se presentó como el artífice de todo, pero la fiscal general del Estado, Sandra Quiñónez, ya se hizo sentir, destacando que la investigación es del Ministerio Público y que ya lleva seis meses. El hoy titular de la Senad apenas lleva tres semanas en el cargo.

Y es ahí el problema que se le puede presentar a Arnaldo Giuzzio, porque quiso aparecer como la cabeza de la ejecución del operativo y se encontró, probablemente con una gran sorpresa, la vinculación de Reinaldo Javier Cabañas Santacruz, alias “Cucho”, con el movimiento Colorado Añetete y la posible amistad con el mismo presidente de la Republica, Mario Abdo Benítez.

Es posible también que mucho antes de los procedimientos se hayan percatado que este pez gordo buscado era un “narco añetete”, pero como se trata de una investigación de hace mucho tiempo, si sale alguna orden de suspender, los comentarios antojadizos se dispararán como reguero de pólvoras.

Ya no habría manera de retroceder, entonces adelante, pero hay que ver hasta dónde. Por ahora, todos los procedimientos son súper estrictos, porque está la prensa siguiendo todo. No es que uno sea pesimista, pero conociendo los antecedentes de Giuzzio, hay que ver para creer. Que no se produzca el famoso “oparei” como terminaban sus tantas actuaciones cuando era fiscal.

Es verdad, todo lo que tenga que ver con la continuidad de las averiguaciones en este caso, dependerá de los fiscales, pero los aportes de la Senad, de los datos que manejan pueden ser trascendentales.

Cuando Giuzzio fue nombrado por Mario Abdo Benítez como ministro antidrogas y ahora con el operativo en Alto Paraná, se vuelve a recordar aquella reunión secreta entre, los entonces senadores, Giuzzio y el hoy ministro de Obras Públicas, Arnoldo Wiens, con el ex titular de la Senad, Luis Rojas. Ocurrió en diciembre del 2014.

Hubo una grabación de aquella conversación, pero se mantuvo también en secreto durante siete meses. Pero una filtración, hizo entonces que los medios pidan explicaciones a los implicados.

Hablaron de supuestos pagos de coimas a diversos actores de la política, así como a autoridades de diversas localidades y a periodistas. El 22 de junio de 2015, la Cámara de Senadores ordenó una sesión reservada para analizar la cuestión. Pero como en reiteradas ocasiones, la mayoría coyuntural determinó que la tormenta pasara y tanto Arnaldo Giuzzio como Wiens, zafaron del asunto.

El ex viceministro de seguridad de la época, Javier Ibarra, había declarado en ese momento que el titular de la Senad (Luis Rojas) tenía una misión concreta y personal para participar de la “amistosa entrevista” con el narco De Souza. Previamente fue la reunión secreta.

Y así nomás son las cosas señor Giuzzio, fácil es para que se instale la desconfianza, más aún cuando alguien tiene antecedente. Dice el refrán: “Hazte de fama y échate a dormir”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Lanzamiento de la competencia “Cabildo: patrimonio de sueños e historias”.

“Cabildo: patrimonio de sueños e historias”

ASUNCIÓN.- El lanzamiento de la competencia “Cabildo: patrimonio de sueños e historias”, primer concurso a …