Domingo , diciembre 9 2018
Inicio / Columnistas / El gobierno odia la competencia

El gobierno odia la competencia

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso.
Por: Cirilo Ibarra Enciso.

Hace como 8 años, al parecer en Europa, comenzó a viralizarse aquellos memes que decían “No robar, el gobierno no admite competencia”, “El gobierno odia la competencia” y otras expresiones similares.

Esta vez, cuando la semana pasada el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, justificó la publicación del video donde se observa la ejecución del ciudadano brasileño Vaudir de Campo, señalando que el material se filtró desde los organismos de seguridad y que se estaba intentando comercializar, por lo que desde el gobierno optó por sacarlo a luz. Fue como poner en vigencia aquellas expresiones mencionadas.

Dejó entrever que solamente el gobierno puede meter la pata o que si alguien tiene que lucrar con algo así, que sea su gente, porque tampoco se explica el por qué no se procedió con quien iba a comercializar el video. Si se sabe que una persona estaba en esa “maniobra”, como mínimo se debe saber quién es y si no, empezar las averiguaciones y tratar de identificarla.

Abdo Benítez habló de organismos de seguridad y uno se imagina que si en un estamento así existe tal vulnerabilidad, estamos “fritos”. Y uno puede decir, con razón se observa el creciente y alarmante índice de inseguridad en nuestro país.

“Queremos ser honestos con la ciudadanía, esto podía filtrarse por otra persona. Estaban tratando de vender el material, entonces le mostramos al pueblo paraguayo”, manifestó Abdo Benítez, sobre el material que el Ministerio del Interior dio a conocer.

Y bueno, por lo menos quiere ser honesto, pero también tiene que saber que “no basta ser honesto, también hay que parecerlo” y hasta hoy no parece.

En tanto el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, justificó la divulgación de la ejecución del colono brasileño y tiró la pelota a los medios de comunicación la responsabilidad. “Se le advirtió del contenido, cada uno es responsable de la difusión”, manifestó.

Es oportuno señalar que la seguridad nacional está referida también a lo que se puede percibir la ciudadanía y que se manifiesta en la sensación de tranquilidad, la percepción de la paz, que no se sienta ningún peligro o amenaza.

Y pensar que Mario Abdo Benítez, en su discurso cuando asumió el cargo, consideró que la seguridad será primordial en su gobierno. “La seguridad será uno de los ejes de la gestión del nuevo presidente, será una prioridad de la flamante administración”, decía Magdalena López, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), con sede en el Instituto de Investigaciones Gino Germani, de la Argentina.

Agregó que “Abdo es pro militar, de hecho tiene una carrera militar y llamó a que los jóvenes vuelvan al servicio militar obligatorio”.

Agrega: “Tampoco va desmontar a la fuerza de tarea conjunta que persigue al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Invitó a los padres de una persona secuestrada (Edelio Morínigo) por el EPP a su asunción”, siguió diciendo la investigadora.

Así como están las cosas, ya nomás hay que avisarle al presidente que no se nota que la seguridad sea su prioridad. Y si todavía no se percató, hay que decirle también que se equivocó de entrada en el nombramiento del ministro del Interior, porque este Juan Ernesto Villamayor no sabe ni dónde está parado y lo que es peor, parece que no se habla con el Comandante en Jefe, porque ni en lo que van a comunicar a la ciudadanía se ponen de acuerdo.

Y así nos va, como diría el finado Víctor Benítez, en éste nuevo gobierno “de la gente”, aunque parece que no cabemos toda la gente, sino solamente la gente del entorno presidencial. Es el gobierno “de su gente”.

Diciendo esto y reconociendo que éste comentario es “javorai” y no podía ser de otra manera, porque es referente a nuestro gobierno y tiene que estar a tono con el mismo, un “Cambalache”, como diría el prosista argentino, Enrique Santos Discépolo.

Y viendo los últimos acontecimientos a nivel gubernamental, por sobre todo, por los nombramientos en los distintos estamentos, es para darle toda la razón del mundo a Santos Discépolo.

Viendo las designaciones de “Solcito” Melgarejo, en el Ministerio de Obras Públicas; Félix Careaga, en Petropar; Osvaldo Benegas López, en Cañas Paraguayas S.A. es para decir que “hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio, chorro, pretencioso, estafador, todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor, no hay aplausos ni escalafón, los inmorales nos han igualado. Si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición”.

Es parte del escrito de Enrique Santos Discépolo, de hace más de 80 años y sigue reflejando una realidad en gran parte del mundo, en el que nuestro país no es la excepción, especialmente con los gobernantes que entraron hace poco, pero ya transmiten lo suficiente para imaginarse uno… un futuro nada alentador.

Pero es una de esas cuestiones en las que uno espera equivocarse y desea equivocarse. De lo contrario, “el ultimo que apague la luz”, como dirían los más exagerados. Pero Mario Abdo Benítez está a tiempo de dar el golpe de timón. Ojalá lo haga.

Commentarios

comentarios

Mira también

Andrea Fernández, embajadora del Coaching Internacional.

Brindaron por el Primer Simposio Internacional de Coaching en Paraguay

El primer Simposio Internacional de Coaching tuvo lugar en el Hotel Sheraton de Asunción. Durante …