Miércoles , noviembre 21 2018
Inicio / Editorial / Hay que bajar los decibeles

Hay que bajar los decibeles

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Este no es un año político ni lo será por lo menos el primer semestre del próximo. Por lo tanto no hay ningún motivo para que se inicie una carrera anticipada para las generales de 2018, que lo único que hará será cansar a los contendientes y seguir atrasando temas que a esta altura ya son impostergables para la ciudadanía.

Durante los meses previos a las internas liberales del domingo los temas nacionales siguieron su cauce natural ya que el proselitismo no entorpeció ni molestó el funcionamiento de las instituciones de la República. Pero ahora que Efraín Alegre resultó electo nuevo presidente del PLRA, pareciera que todo el interés se centra en la supuesta concertación que –él asegura- encabezará de cara a las elecciones generales que se realizarán recién dentro de dos años.

Lo que Alegre debe hacer ahora es recomponer las filas de su partido, acercándose a los demás sectores a fin de construir una unidad interna que contribuya a que el PLRA vuelva a convertirse en una fuerza política digna de tener en cuenta para el electorado nacional. Así como está ahora, despedazado poco o nada podrán conseguir sus nuevas autoridades de cara al premio mayor, la Presidencia de la República.

Pero ese es un trabajo interno que no tiene por qué entorpecer el funcionamiento de las instituciones que deben funcionar y trabajar por planes que beneficien a toda la ciudadanía. Este es el tiempo en que esos planes deben realizarse, sin que las acciones estén teñidas de proselitismo de ninguna clase.

Ya habíamos advertido que el prematuro lanzamiento de Mario Abdo Benítez como precandidato colorado a la Presidencia de la República era innecesario y solamente haría perder el tiempo a una ciudadanía que ya está cansada de vivir siempre en medio de elecciones, ahogada en proselitismos interminables.

Es imprescindible poner un freno a esta mala costumbre de los políticos paraguayos que no saben hacer otra cosa que estar en permanente proselitismo. Hay que recordar que la actividad política tiene como principal objetivo la búsqueda del bien común, y no la eterna pelea por los cargos públicos que permitan al sujeto y su entorno vivir de las arcas del Estado.

Ya está. Abdo Benítez es precandidato de los disidentes colorados y Alegre es presidente del PLRA. Hay que parar la pelota y ahora trabajar por el país. Estos políticos que aspiran ocupar la Presidencia de la República deberían aprender de una buena vez que la mejor campaña que pueden hacer es ponerse a cooperar desde el cargo que ocupen en la solución del drama de la pobreza y otros flagelos que aquejan al pueblo. Eso es lo único que hará que la ciudanía pudiera verlos como opción real de cambio y como respuesta a sus necesidades.

Así que señores, a remangarse y a trabajar por el país. Vamos a dejar de perder el tiempo en estas campañas interminables que ya nos tienen hartos a todos.

Commentarios

comentarios

Mira también

Del discurso, a los hechos

Después de escuchar atentamente el discurso del presidente paraguayo en la última Cumbre Iberoamericana, nadie …