martes , septiembre 17 2019
Inicio / Mundo / Hong Kong rechaza ley que atenta contra sus libertades

Hong Kong rechaza ley que atenta contra sus libertades

HONG KONG.  Las masivas protestas contra un proyecto de ley que permitiría extradiciones a la China provocaron hoy los mayores disturbios de la historia reciente de Hong Kong, con choques entre policía y manifestantes que buscaron llegar hasta el Parlamento. Esto pone en riesgo la credibilidad y el “alma” de Hong Kong, sostiene la oposición, mientras que el gobierno dice que apunta solamente a llenar un vacío jurídico.  

El acuerdo de 1984 entre Reino Unido y China para la retrocesión estipulaba que el territorio mantendría su semi-autonomía y sus libertades civiles, que no existen en la China continental, hasta 2047. Sin embargo, desde hace diez años, el gobierno de Pekín se implica cada vez más en los asuntos de Hong Kong y refuerza su presencia política.

Decenas de miles de manifestantes vestidos de negro, en su mayoría jóvenes, inundaron de nuevos las calles contra este proyecto de ley que, según sus detractores, daría a Pekín poder para perseguir políticamente a los opositores.

Los enfrentamientos recuerdan el Movimiento de los Paraguas de 2014, las grandes protestas prodemocráticas que llevaron a miles de personas a paralizar durante dos meses barrios enteros de esta megalópolis y a enfrentarse a la policía pero sin resultados palpables.

Esta vez sin embargo la policía parecía decidida a no ceder terreno. Los manifestantes tampoco dudaron en lanzar barras de metal o botellas y un policía inconsciente tuvo que ser evacuado. Las fuerzas de seguridad rechazaron a los manifestantes que intentaban entrar en el LegCo usando porras, gases lacrimógenos y balas de goma así como bolsas llenas de canicas de plomo.

Hong Kong, una antigua colonia británica, ya vivió el domingo la mayor manifestación desde 1997 en la que según los organizadores participaron hasta un millón de personas. Pero esta movilización espectacular en una ciudad que tiene siete millones de habitantes no hizo variar la posición de Carrie Lam, la jefa del ejecutivo, que rechaza retirar la ley y que este miércoles no dudó en calificar las protestas de “disturbios organizados”.

El texto suscita las críticas de los países occidentales y este miércoles el ministro británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, pidió a Hong Kong que “escuche las preocupaciones” de sus ciudadanos. Muchos hongkoneses temen caer en manos de la justicia china, opaca y politizada, y que la nueva ley afecte además a la imagen de Hong Kong y a su atractivo económico. AFP

Commentarios

comentarios

Mira también

En Nueva York ya prohibieron la venta de cigarrillos electrónicos con sabores

NUEVA YORK.- El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció el domingo último …