Miércoles , septiembre 19 2018
Inicio / Impreso / Huracán Florence se fortaleció y apunta a zonas que se creían fuera de peligro

Huracán Florence se fortaleció y apunta a zonas que se creían fuera de peligro

Enormes olas comenzaron a provocar inundaciones en la costa de Carolina del Norte.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Las primeras bandas de lluvia de los bordes exteriores del huracán Florence comenzaron a sentirse desde este jueves en la costa de Carolina del Norte, Estados Unidos. Si bien, el ciclón se debilitó el miércoles a categoría dos, el temporal se hizo más grande y más lento, y viró hacia el sur, hacia zonas donde la gente no se creía en peligro. Y ahora debe evacuarse. El ciclón se dirige hacia una región con 10 millones de habitantes.

CAROLINA DEL NORTE.- “Realmente se trata del tamaño de esta tormenta. Cuanto más grande y más lenta sea, mayor la amenaza y el impacto”, advirtió Ken Grahma del Centro Nacional de Huracanes (NHC).

En la mañana de ayer, el temporal avanzaba con vientos máximos sostenidos de 175 km/h, indicó el NHC en su boletín.

Para los expertos, el hecho de haber descendido a categoría 2 no logró que el huracán pierda su fuerza destructiva, con lluvias catastróficas. Los especialistas alertan que es un sistema enorme, muy bien organizado, con un potencial destructor por el peligro de marejadas ciclónicas, inundaciones e intensas precipitaciones a su paso.

Según un probable patrón de trayectoria del NHC, el ojo de Florence se aproximó a las costas de Las Carolinas en la tarde de este jueves y “esta noche y el viernes se moverá cerca o sobre la costa del sur de Carolina del Norte y este de Carolina del Sur”.

Se mantiene un aviso de marejada ciclónica en la zona, donde la entidad alerta de que “existe la posibilidad de inundaciones que amenacen la vida” debido a un aumento del nivel del mar “moviéndose tierra adentro”.

Además, tras un análisis concluyeron que el fenómeno impactará en una región con 10 millones de habitantes.

La peligrosa marejada ciclónica causará que áreas que son normalmente secas cerca de la costa “se inunden por un aumento del nivel” del mar que podría alcanzar entre (2,7 y 4 metros de altura desde Cabo Fear a Cabo Lookout, incluidos Neuse, Pamlico y Pungo, con posibles “grandes y destructoras olas”, resaltaron los meteorólogos.

Igualmente, se espera que Florence produzca acumulaciones totales de lluvia de entre 50 y 76 centímetros.

Wilmington, un balneario de Carolina del Norte de poco más de 300.000 habitantes, fue el primero en recibir el golpe del huracán.

Las calles estaban casi desiertas, los supermercados vacíos y las estaciones de servicio no tenían combustible. Los comercios y viviendas permanecían protegidos por tablones de madera.

CINCO ESTADOS EN SITUACIÓN DE EMERGENCIA POR LA TORMENTA

La gente formó fila en busca de hielo antes de que el huracán Florence llegara a la costa en Carolina del Norte.
La gente formó fila en busca de hielo antes de que el huracán Florence llegara a la costa en Carolina del Norte.

 Cinco Estados -Georgia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Virginia y Maryland, además de la capital del país, Washington DC-  han declarado la situación de emergencia ante la llegada de Florence, que traerá “marejadas ciclónicas y lluvias que pondrán en peligro la vida humana en amplias porciones de las Carolinas y otros Estados de la costa este”, según el CNH.
Más de 10 millones de estadounidenses viven en zonas con alerta de huracán o tormentas tropicales.

En Charlotte, una ciudad al interior de la costa de Carolina del Norte, hacía un sol espléndido en la tarde del miércoles. Pero eso no es garantía de nada para sus habitantes. James Hubert, de setenta y pico, recuerda que el desastroso ciclón Hugo, que causó 34 muertes y millonarias pérdidas en ensambles en 1989, azotó la ciudad una soleada mañana.

“Yo no sé qué esperar para de este huracán. Dicen que impactará en mayor medida en Charleston -ciudad costera-, pero lo mismo dijeron con Hugo y finalmente fue peor aquí”, narra Hubert, que no tomó más precauciones que recoger los muebles de su patio.

Broks Shellay, de 51, fue más precavido. El hombre vivió toda su vida en Carolina del Norte así que dice estar acostumbrado a los huracanes. Para este, ha congelado alimentos, comprado medicinas y litros de agua extra. “Estoy ansioso por ver lo que se viene. Mi madre y mi hermana viven en la costa y eso me preocupa, pero no quisieron venir aquí para protegerse”, lamenta.

“NO SE FIJEN EN LA VELOCIDAD DEL VIENTO”, ADVIRTIÓ EL NHC

Personas evacuadas buscan refugio en la escuela secundaria Emma B. Trask, en Wilmington.
Personas evacuadas buscan refugio en la escuela secundaria Emma B. Trask, en Wilmington.

Las autoridades estadounidenses del NHC urgieron a los residentes de las zonas por donde pasará el huracán Florence, que no se confíen ante la noticia de que el fenómeno bajó la intensidad de sus ráfagas, ya que hay otros factores aún más peligrosos. “No se fijen en la velocidad del viento”, advirtió la entidad. Los efectos ya comenzaron a sentirse desde ayer en Carolina del Norte.

Florence, que tiene ahora una categoría 2 en la escala de 5 de Saffir-Simpson, avanzaba sobre el océano Atlántico con vientos máximos sostenidos de 175 km/h, según el boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC).

“No se enfoque en la categoría de la velocidad del viento del huracán Florence! Todavía se esperan marejadas ciclónicas que amenazan la vida, inundaciones súbitas catastróficas y desbordes de ríos significativos y prolongados”, publicó el NHC.

La mayoría de las muertes ocasionadas por los huracanes más fuertes no ocurren durante las evacuaciones o en medio de las tormentas, sino después de la caída de agua, cuando la zona se inunda. La marejada ciclónica (storm surge) es habitualmente comparada con el paso de un tsunami.

El Centro Nacional sobre Huracanes (NHC) aclara la distinción entre la mortífera marejada y una elevación del nivel del mar por una tormenta: “Es un aumento anormal del agua”. Y puede causar “inundaciones extremas en las áreas costeras, en particular cuando la marejada ciclónica coincide con una marea alta normal, lo cual eleva el agua hasta 6 metros (20 pies) o más”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Taller de capacitación sobre “Arqueología: Ciencia, Cultura y Turismo”.

Capacitan en “Arqueología: Ciencia, cultura y turismo”

ASUNCIÓN.- Funcionarios de las Misiones Jesuíticas de Santísima Trinidad y de Jesús de Tavarangüé, en …