Martes , noviembre 13 2018
Inicio / Columnistas / Ilusión y plata hechas escombros

Ilusión y plata hechas escombros

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

En estos días se constituye en noticia la demolición del abandonado complejo habitacional de Mariano Roque Alonso. El costo de los trabajos será cubierto por Itaipú, que tiene presupuestado G. 3.125.000.000 para el efecto.

El sitio, de una superficie de 17 hectáreas, fue adquirido hace dos años por la Senavitat, por G. 35.000 millones, para ejecutar en el predio el proyecto de viviendas que serán destinadas a familias de clase media.

Con este emprendimiento se hará desaparecer ese mudo testigo del fraude bancario más grande perpetrado en el Paraguay, por un grupo de políticos, sindicalistas y seudoempresarios, a través del quebrado Banco Nacional de Trabajadores (BNT).

Al mismo tiempo, se convertirá en escombros la ilusión y plata de humildes trabajadores, porque en aquellos esqueletos de edificios se seguían manteniendo vivos los recuerdos de los que debieron haber sido hogares de cientos de humildes familias. En los primeros años de 2000 quedaron inconclusos y abandonados, por la gran corrupción en las instituciones encargadas de su edificación.

Y hablando de ilusión perdida, también vale remarcar que el propietario del diario ABC, Aldo Zuccolillo, se quedó con las ganas de “apoderarse” de esa propiedad, porque durante el gobierno de Fernando Lugo, al parecer tenía muy avanzadas las gestiones para que su grupo adquiera el complejo.

Pero el proyecto de Zuccolillo se truncó cuando Horacio Cartes asumió la presidencia de la Republica. Según declaraciones de sus mismos periodistas, el empresario tiene la maldita costumbre de efectuar campañas desde el diario ABC para favorecer los intereses de su inmobiliaria.

De ahí también se entiende el porqué hasta ahora “sangra por la herida” por la construcción del superviaducto, en Madame Lynch y Aviadores del Chaco, en cuya intercepción se encuentra una propiedad de su empresa loteadora. La misma fue muy desvalorizada al concretarse esa obra.

Y con respecto al complejo de Roque Alonso, Zuccolillo procuró bastante para quedarse con el mismo, al tiempo de hacer también campaña contra un local de feria en la zona, pidiendo que se ordene su traslado a otro sitio. Esa feria está ubicada entre el shopping Mariano y el complejo en demolición hoy.

Es decir, el anhelo de Zuccolillo probablemente fue unir esos dos predios, para juntar también con el centro comercial mencionado y copar ese privilegiado sector, ubicado frente al predio de la tradicional Expo de la Asociación Rural del Paraguay.

Pero lo que nos ocupa hoy es la construcción que se abandonó en Roque Alonso, la que se iba a convertir en una obra estrella del gobierno de Juan Carlos Wasmosy, aquel presidente que iba hacer avanzar el país unos 50 años en 5 años. Sin embargo, no fue otra cosa que uno de los grandes negociados de su época.

El emprendimiento consistió en la construcción de departamentos en un predio de 195.000 metros cuadrados, sobre la ruta Transchaco. Se inició en 1994 y fue impulsado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Confederación Paraguaya de Trabajadores (CPT) y la Central Sindical de Trabajadores del Estado (Cesitep).

Pero, detrás del operativo había poderosas influencias políticas, intereses sindicales y codicia seudoempresarial que llevaron al vaciamiento del BNT, cuyos principales directivos fueron cómplices del hecho. El cerebro de la estafa fue el “empresario” correntino, Roque José Carmona y su principal cómplice el entonces presidente del BNT, Édgar Cataldi, prófugo de la justicia paraguaya.

Cataldi nunca estuvo solo en la gran maniobra, contó con la complicidad de los sindicatos liderados en ese entonces (hasta los primeros años de 2000) por Alan Flores (titular de la CUT), Gerónimo López (CPT) y Reinaldo Barreto Medina (CESITEP). Cataldi fue condenado a 10 años de cárcel, pero se fugó a Posadas. Alan Flores fue condenado a 7 años y para evitar ir a la cárcel pidió asilo en la Argentina.

Otros sindicados como responsables del vaciamiento del BNT, que habrían lucrardos con millones de dólares, fueron Carlos Alberto Romero Feris y Emilio Rolando Villar, quienes están libres, sin condenas y seguramente gozando del dinero malhabido.

A raíz de todos los sucesos, fue decretada la quiebra del Banco Nacional de Trabajadores y ahí el IPS (su principal acreedor) se quedó con la propiedad, que fue totalmente abandonada durante mucho tiempo.

Pasaron varios gobiernos y es evidente que todos solo pensaron en nuevos negociados, maniobrando para beneficios particulares, nada de priorizar el interés común. Hasta que llegó el gobierno de Horacio Cartes y puso las cosas en su lugar. Ahora se puede decir que se hará realidad el sueño de varios trabajadores, el acceso al techo propio.

Commentarios

comentarios

Mira también

La nueva unidad de electrodiagnóstico y Neuromodulación.

Tesãi inaugura unidad de electrodiagnóstico y neuromodulación

CIUDAD DEL ESTE.- Con presencia de autoridades, miembros del Consejo de Administración de la Itaipú,  …