Jueves , septiembre 20 2018
Inicio / Editorial / La casa en orden

La casa en orden

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Mario Abdo Benítez es afortunado porque es el primer presidente de los últimos 30 años que recibe el bastón de mando con la tranquilidad de que no se topará con sorpresas en la administración central y encontrará la casa en orden. Sus antecesores se han visto en figurillas al encontrar las arcas vacías y una cantidad de obras pendientes, algunas paradas sin explicación, y, en su mayoría, lo que hicieron fue rendirse ante la circunstancia y no poner empeño para revertirla.

Así es que le ocurrió precisamente a Horacio Cartes, con el agravante de que durante los tumultuosos gobiernos de Fernando Lugo y Federico Franco, los bienes de la Nación fueron realmente rapiñados y el Estado era inmenso, inútil y sobrecargado, con miles de funcionarios, gran parte de ellos, planilleros.

A diferencia de sus antecesores, Cartes no se cruzó de brazos sino que, desde el comienzo, puso todo su empeño y el de su equipo para revertir el escenario y convertir al Estado en una maquinaria eficiente y transparente. Es por eso que después de 5 años los resultados son tan sorprendentemente positivos. Nada fue fruto de la magia ni de algún regalo del cielo. Las obras conseguidas fueron a base de trabajo duro, esfuerzo intenso y compromiso con el país.

Así que el legado que recibe Abdo Benítez es de lo más invaluable y él debe estar a la altura y hacer honor al mismo. Encuentra a la economía ordenada, prueba palpable de que cuando se quiere hacer bien las cosas se puede, puesto que solamente en este punto podríamos haber tenido un gran fracaso ya que en todos los países de la región la situación es catastrófica y los habitantes están sufriendo un caos con hiperinflación.

A fuer de parecer repetitivos debemos volver a mencionar las obras sumamente importantes en desarrollo y con fondos previstos y otros, totalmente planificados, con financiamiento posible, que fueron concretados durante el gobierno de Cartes.

Se logró incrementar en un 400% la inversión en salud para insumos y medicamentos, lo que permitió al gobierno adquirir más ambulancias, vacunas y equipos de alto nivel, además de la construcción de mayor cantidad de hospitales que cualquier administración anterior.

Se logró una política de viviendas, diseñada y concretada perfectamente, lo que permitió que más de 37 mil familias tengan hoy su casa propia, gracias al programa impulsado por el gobierno y el trabajo de la Senavitat.

Por mencionar solo algunos, destacamos la construcción de comunidades enteras, con todos los servicios y de la mejor calidad, como el mismo Cartes mencionó en su mensaje de despedida de la ciudadanía, como el Barrio San Francisco en Asunción, el de Las Colinas en Itauguá y la Colonia Santa Lucía en Itakyry, Alto Paraná. Todo para familias de escasos recursos.

La lista es larguísima y ya se ha mencionado en su totalidad a través de varios medios de comunicación. Aunque hay un sector de la prensa y de la oposición que pretende negar todo lo logrado, muy pronto los hechos se encargarán de sacarlos de su error, malintencionado o no.

Esperemos que Abdo Benítez sea lo suficientemente coherente y abierto como para reconocer la fantástica herencia que recibe y no caiga en la actitud maniquea de desechar todo lo anterior y empezar de nuevo. Sería un error inmenso e imperdonable.

Commentarios

comentarios

Mira también

Para las mayorías también rige la ley

Cualquiera que maneje mínimamente conceptos políticos sabe que el sistema republicano se basa, entre otras …