viernes , octubre 18 2019
Inicio / Editorial / La hora de la verdad

La hora de la verdad

Este tema de las negociaciones pendientes en las binacionales para que Paraguay pueda usar la parte de la energía que le corresponde (el 50%), va a estar sumamente peliaguda.

Dos acontecimientos recientes marcan la dirección en que van a producirse los acontecimientos por parte de nuestros ”condóminos” (los otros dueños).

Lo primero que hay que decir es que los dos países, Argentina y Brasil, necesitan imperiosamente de la energía, hasta la última gota que puedan sacar, tanto de Itaipu como de Yacyreta.  Los brasileños están acuciados, desesperados, van a tener que apagar la luz de varios estados si siguen así. La situación de desabastecimiento que están sufriendo es esa, terrible y requiere soluciones urgentes. Estaban usando orondamente casi toda la energía de Itaipu y por eso estaban tan calladitos. Encima a un precio “tirado”, como dicen quienes quieren venderte algo. Ahora, nosotros, alegremente en ciertos casos, les vamos a decir que vamos a usar toda nuestra energía, sino consumiéndola, vendiéndola a terceros en condiciones más convenientes. En ambos casos, el idílico uso de la energía por parte de ellos, se va al bombo ya si desean seguir llevándosela, tendrán que pagar más por ella.

Por eso resulta increíble pensar que van a concedernos todo fácilmente, que no habrá problemas, un abrazo fraterno y ¡listo!. Nada que ver, van a patalear hasta el final utilizando todas las estratagemas posibles para volver a quedarse con la parte del león en la hidroeléctrica que, pese a todo los pesares, sigue siendo un negocio formidable. Y no es por maldad o porque sean malos vecinos, les falta energía como quedo dicho. Limpia y renovable, como esta.

Lo del acta entreguista debe ser una lección aprendida por todos. Desde el jefe de estado, pasando por el canciller y todos los técnicos compatriotas. Allí no habrá “tu tía”, habrá que extremar los recursos para salir adelante. Ya vieron lo que paso con el tema de la contratación de potencia nomas. Qué va a pasar cuando se tenga que discutir el grueso del asunto como son las bases financieras y de consumo anotadas en el Anexo C del Tratado.

Es bueno resaltar estos puntos, ya que mañana se instala la mesa negociadora en la cancillería. Tienen  viento a favor. Si aprendieron  la lección, harán bien las cosas, de otro modo, diciéndolo mal y pronto, será una catástrofe económica para el Paraguay

Lo mismo con  Argentina. Aunque la hora de la renegociación está allí un tanto más distante. Resultaba fantástico leer las peripecias que tuvieron que pasar los técnicos paraguayos y japoneses, para poder “enchufar” la línea de 500 Kv, para transportar la energía a Paraguay.

El forcejeo incluyoó la presencia de escribanos y notarios argentinos para registrar –posiblemente con fines judiciales- las posibles fallas que podrían generarse en el sistema, debido al trabajo de los especialistas locales.

Ante la firme posición paraguaya, hay que decirlo, tuvieron que recular y dejar que se haga el trabajo, pero con mala cara y a regañadientes.

Ergo. No quieren tampoco que Paraguay use su energía. Ellos la necesitan más que nosotros, lo pensarán. Así que las cosas allí van a estar tan difíciles como en la mesa con  el Brasil.

Paraguay tiene solamente dos grandes riquezas. Itaipu y Yacyeta. Hay que cuidarlas al máximo con patriotismo y honestidad.

Ya quedó visto que el pueblo paraguayo no admitirá ninguna otra claudicación en esta materia.

Commentarios

comentarios

Mira también

El nuevo ministro y los mandioqueros

El hombre se habrá despertado abruptamente de su ensueño ayer cuando aún no estaban despejadas …