Lunes , noviembre 12 2018
Inicio / Editorial / La mediocridad en campaña liberal

La mediocridad en campaña liberal

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Atacar desde la oposición al oficialismo cuando se está en campaña proselitista tiene lógica y, de hecho, es un recurso al que se acude frecuentemente. Pero hasta en el descontrol que suele acompañar un proceso electoral hay ciertos códigos y límites que los que están en la contienda suelen respetar.

Pero en este camino hacia las internas partidarias del 17 de diciembre, los liberales parecen estar dispuestos a hacer pito catalán al decoro y la racionalidad. No solamente postulan con grandes aspavientos a candidatos que tienen deuda con la Justicia por lesión de confianza, sino que atacan al contendiente ocasional con lo que tengan a mano, metiendo incluso a otros sectores que nada tienen que ver con sus elecciones.

Salyn Buzarquis es un turbio personaje que está imputado por varios delitos de cuando era ministro de Obras Públicas del –menos mal- breve gobierno de Federico Franco, causando un perjuicio de miles de dólares al Estado paraguayo. En algún otro país, ni siquiera podría pretender un cargo electivo con ese bagaje, pero aquí sí, aquí se postula caraduramente a una banca en la Cámara de Senadores, y hasta es posible que consiga los votos necesarios que le permitan, por lo menos, competir en las generales de abril próximo.

Pero no será demasiado lo que obtenga, puesto que el electorado ya no es fácil de engañar y sabe que cuánto más corruptos sean los elegidos, más lejano estará el sueño de un país diferente, en el que primen el respeto a las instituciones y la igualdad de oportunidades.

Buzarquis está desesperado por conseguir votos, y ante esa situación, decidió dar un golpe bajo a la lista contraria, la del Equipo Joven, que parece ser la que mayor cantidad de apoyo obtendrá en las internas. Y no encontró mejor forma de atacar a los llanistas que amenazando a los liberales con que, si votan por la lista de Blas Llano, en realidad estarán votando por el presidente Horacio Cartes.

Posiblemente Llano y su gente tengan varias cuestiones por las que pudieran ser atacados o desacreditados. Pero Buzarquis recurrió a la muletilla que vienen utilizando los efrainistas, que pretenden convertir a Cartes en un cuco que asuste al electorado, como si pensaran que bastará sembrar la duda de que detrás de la Lista 7, del Equipo Joven, está el presidente de la República para que los liberales le den la espalda.

Según el efrainista, Cartes está metido hasta los tuétanos en las internas liberales, porque pretende garantizar la suficiente cantidad de senadores que voten a su favor para que pueda asumir como senador activo. Sin embargo, esta teoría no resiste el más mínimo análisis serio, puesto que constitucionalmente no hay ningún impedimento para que el jefe de Estado pueda ser legislador. Además, lo más probable es que la ANR vuelva a tener mayoría propia en las cámaras del Congreso, por lo que la confirmación del presidente será cosa fácil y sin mayores conflictos.

Lo que se nota es que Buzarquis es otro convencido de que la mejor manera de ganar votos es atacando a Cartes, algo que también piensan los colorados disidentes y otros sectores de la oposición. La verdad es que hay más posibilidad de que sea Mario Abdo Benítez el que esté operando en las internas liberales, a favor de Efraín Alegre y su equipo, con el que lleva 3 años en una alianza nefasta que ha cometido todo tipo de tropelías en el Senado.

Ya sabíamos que había serias sospechas de que fuera un delincuente; ahora también vemos que Buzarquis es un político mediocre y sin recursos.

Commentarios

comentarios

Mira también

Marito sin filtro

Arrancó bien. Un informe de su reciente visita al Vaticano, recordando hasta con cierta solemnidad …