Lunes , septiembre 24 2018
Inicio / Editorial / La paja en el ojo ajeno

La paja en el ojo ajeno

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

No es que los opositores hayan inventado la rueda al decidir que la mejor forma de hacer proselitismo es atacando al contrincante. Eso les salva de tener que plantear algún tipo de propuesta de gobierno, algo que está a años luz de concretarse, ya que, ni siquiera se han puesto de acuerdo en temas básicos, como la opinión sobre el gobierno de Venezuela o el juicio político a miembros del TSJE.

Lo que ocurre es que uno pensaría que en su estrategia comunicacional decidirían atacar puntos en los que ellos mismos no pudieran ser atacados, evitando así el efecto boomerang que tanto daño puede hacer a quien empieza la agresión sin tener idea de cómo puede terminar.

Pero no. Ellos decidieron que nada mejor que guiarse por lo mediático para decidir qué atacar y cuándo. Y claro, como casi siempre es el dueño del diario ABC, Aldo Zuccolillo, quien les pasa letra sobre qué decir y qué hacer, optaron por la absurda premisa de que, si el Partido Colorado tiene en sus listas de candidatos a un “delincuente” como Óscar González Daher, entonces su dupla para la Presidencia no merece ser votada por el electorado nacional.

Ahora bien, lo que convirtió a OGD en un delincuente, en un abrir y cerrar de ojos, son unos audios obtenidos y emitidos de manera ilegal, que ni siquiera pueden ser usados como pruebas en un juicio. Eso bastó para que el Senado, rápidamente, lo expulse de sus filas como si tuviera la peste. Y sirvió también para que algunos agentes del Ministerio Público, enamorados de la exposición mediática, lo imputen.

Ok. Hasta aquí todo bien. Pero el problema que tiene la estrategia de campaña de la alianza opositora es que decidieron atacar en las listas coloradas lo mismo que ellos tienen en las suyas. Es más, si hablamos a calzón quitado, OGD no supera en nada a otros grandes sospechosos como Salyn Buzarquis, Rafael Filizzola, o Camilo Soares, porque mientras el colorado es sospechoso de haber realizado tráfico de influencias desde el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, estos sujetos están imputados por lesión de confianza, lo que significa en castellano sencillo que –ya sea por haber metido la mano en la lata o permitido que otros lo hicieran- produjeron perjuicio a las arcas del Estado.

Pero para qué ir lejos. ¡Hasta un pedófilo figura en las pintorescas listas de la oposición a las cámaras del Congreso!

Por lo tanto, si la alianza Ganar insiste en basar su campaña en el ataque y la denostación, más vale que vaya buscando otros ejes porque en este sus candidatos están fritos. Es una realidad incuestionable que, a pesar de, los colorados, haber estado en el poder 60 años continuados en contra de los escasos 5 del gobierno opositor, éste le hace 7-0 en materia de corrupción a la ANR.

Lo mejor que pueden hacer estos próceres de la nada es olvidar el tema y centrarse algo bien diferente, ya que ni en sus casas les creen que ellos son luchadores de la honestidad, la transparencia y en contra de la corrupción. Cada vez hay menos gente que come vidrio.

Commentarios

comentarios

Mira también

Pobre Marly…

Hay temas que deben ser investigados independientemente de la poca o nula autoridad moral del …